A punto de dar la sorpresa

                                           ALCALÁ RUGBY: 24 – XV HORTALEZA ROJO:21

Hoy nos tocaba visitar al líder en su casa, un equipo rocoso y con mucho rugby que nos iba a poner las cosas muy difíciles. Pero, ¿quién ha tenido las cosas fáciles en esta vida?. Hasta el más ilustre y conocido mundialmente de los alcalaínos pasó por este mundo sin que la suerte se mostrara muy propicia con él, un destino que le llevó incluso a ser enterrado “de caridad”.

Hablo del más grande de nuestros escritores, don Miguel de Cervantes, cuya fama y éxito le llegaron una vez que entregó la cuchara,- “a menudas horas mangas verdes”, que diría Sancho Panza.

La verdad es que el partido empezó muy bien, con los dragones lanzados al ataque, jugando con mucho criterio y alternando el juego de delantera y de la línea. Y así, con buen ritmo y criterio, el XV publicó su particular primera obra literaria “La Galatea”. Remató la faena un rapidísimo Shawn, que recibió un certero pase de Fran, tras un golpe de castigo jugado con toda la línea de tres cuartos. Pablo transformó de forma impecable poniendo el 0-7 en el marcador.

Íbamos a pagar cara la afronta y Alcalá en la siguiente jugada logró un trabajado ensayo, poniendo el 5-7 en el partido, momento en que aprovechamos para acordarnos de Avelino y su natural tendencia a poetizar con el dígito resultante de sumar 4 más 1.

Pese a ello, los hortalinos no bajaron la guardia y, con una gran presión, hicieron que un jugador blanquirrojo despejara el peligro con una patada centrada, que Rober embolsó y me ahorro el final que ya todos podéis imaginar: giró a la zona con menos rivales, enderezó la carrera y segunda llegada a la imprenta con “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha” bajo el brazo, try meritorio y sufrido, ya que lo consiguió con un antijuego de un alcalaíno que el árbitro sancionó con un ensayo de castigo, subiendo los 7 puntos al marcador sin necesidad de la patada transformadora: 4+1 – 14.

El resultado y la eficacia hortalina pusieron nerviosos a los oriundos de la antigua Complutum, que intercambian opiniones entre ellos vehementemente, al ver que los pequeños habitantes del hortal se colaban entre sus filas con un descaro y arrojo más propio de los soldados del Tercio de Miguel de Montcada, con el que Cervantes luchó contra el Turco en la famosísima batalla de Lepanto, que de jóvenes preadolescentes anestesiados de fortnite y youtube .

Metieron los rojillos otra marcha al partido y nos achucharon en nuestra 22, de la que pudimos salir con una patada “coats to coats”, bien presionada por Fran y Shawn, que provocaron un avant de Alcalá. Sacamos bien la melé, llegó el oval hasta Carlos Francisco, quien se encaminó con “El ingenioso Caballero Don Quijote de la Mancha” hasta la imprenta rojilla, donde posó el manuscrito firmado por los 15 jugadores hortalinos. Volvió Pablo a dar el privilegio al libro logrando otros 2 nuevos puntos: 4+1 – 21. Así acabó la primera parte de este emocionante partido.

En la segunda parte, comprobamos la fuerza y el buen hacer del equipo local, que salió a favor del viento dispuesto a llevarse por delante a quien hiciera falta y empezamos a sufrir, como el pobre Cervantes, todas las miserias de la vida, en este caso, del rugby. Si el insigne escritor sufrió lesiones irreparables en Lepanto, fue desterrado de Madrid por batirse en duelo, apresado por los turcos durante 5 años de Argel y condenado a la cárcel en España por no desempeñar el delicado oficio de comisario de abastecimiento con la suficiente honestidad, nuestro equipo empezó a sufrir mucho en los rucks, donde no limpiábamos con contundencia y no trabajábamos el chesting (técnica de liberación del balón cuando eres placado y caes con el balón al suelo) y, lo más sorprendente, fallábamos de manos en la línea provocando muchos avants cuando atacábamos y lo hacíamos planos y sin fijar al contrario.

Todas estas imprecisiones sucedían más por méritos de Alcalá, que ha jugado un gran partido, que por deméritos nuestros, que no dejábamos de intentarlo por todos los medios. Pero cuando no se puede, no se puede: ya le pasó a Cevantes que lo intentó a lo largo de su vida con la poesía, para la que el cielo, según sus palabras, no leconcedió la gracia y con el teatro, donde se topó con el “Fénix de los Ingenios”, al que Cervantes dedicó esta contundente frase:” dejé…la comedia, y entró el monstruo de la naturaleza, el gran Lope de Vega, y alzose con la monarquía cómica”. De delantera, era imposible; con la línea de tres cuartos lo intentamos con juego al ala, con patadas retenidas por el viento, con alguna cruz que era repelida por los centros rojillos; todo inútil.

Con este panorama, los alcalaínos nos metieron 3 ensayos con los que lograron la victoria 24-21.

Pese al resultado y a esos pequeños matices mejorables, el equipo no le perdió la cara al partido y fueron un rival muy digno que le puso las cosas muy difíciles al líder que, con más apuros de los esperados, remontaron el resultado con sangre, sudor y lágrimas. Los incondicionales fans del equipo seguimos creyendo en los jóvenes dragones, en quienes reposan los valores de este noble deporte: humildad, compañerismo y sacrificio.

Formaron parte de la convocatoria:“Pachi”, “Vuni-Pelayo”,Basagoiti, Jimena, Juan Fernández, “Adri-Nalina”, Pablo, Dani Wentworth, Fran, Shawn, , Rober, Muñagorri, Juan Espinosa, Diego González de Lara, Óscar de Lucio, Carlos Francisco, Ane, Tomás, Pablo César, Pascual, Natalia.

Poco antes de empezar supimos que Óscar García estaba enfermo y no ha podido jugar, le deseamos una pronta recuperación. Kiko y Helena formaron el equipo técnico; Fernando siguió con sus quehaceres burocráticos y a Roberto le vimos con su cámara a ras de campo inmortalizando jugadas. Se acercó también Minijuan, que hizo de linier, al que la vida académica le sonríe desde que tiene escayola, -Estrella, su madre, nos contaba que el chaval está viviendo un momento académico dulce-. Estuvo viendo a sus expupilos Elías, que disfrutó del ambiente en la grada y del juego de los hortalinos. No estuvo en el campo, pero sí presente en esta crónica el famoso cervantista Martín de Riquer, con quien me he documentado a lo largo de la misma.

La gran sorpresa del día se la llevó Fernando al entrar al vestuario para aligerar a los dragones. En el tercer tiempo nos decía que olía a colonia. Nadie sabía quién era el perfumado. Son tiempos de cambio en los hábitos y costumbres de los chavales, cualquier día se llevan el cepillo de dientes para después del tercer tiempo. Seguiremos investigando.

Y por último, tomamos nota del ejemplar equipo rojillo, que sirvió el tercer tiempo, unos deliciosos macarrones con carne, a los hortalinos, estuvieron pendientes de que no les faltara de nada, recogieron las mesas y barrieron el suelo. Idea a importar para la Cueva del Dragón.

¡Aúpa XV!

Iñaki, con k

También te puede interesar...

Las dragonas dan el golpe y vencen a Olímpico

Fotografías: Carlos M. Coterillo Se presentaba un encuentro complicado esta última jornada de la primera …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *