Añejos Hortaleza-Tsunami. 2 de Diciembre. Memoria histórica

Tsunami
Memoria Histórica

En la arqueología del rugby madrileño, de vez en cuando uno puede encontrar todavía pequeñas joyas. Y los añejos nos encontramos el sábado pasado con una de ellas; el Tsunami. Es este un equipo que no deja rastro de su existencia más allá del consabido grupo de guasap. Formado por un grupo de químicos en sus años mozos han venido manteniendo irregularmente su existencia en distintos eventos de rugby playa veterano y han vuelto ocasionalmente, a dar un pequeño salto atrás al rugby quince. El sugerente nombre, no viene sin embargo de sus orígenes playeros si no de alguna bravuconada de sus terceros tiempos en andanzas mozas. En definitiva, un equipo veterano joven, un poco limitado de efectivos, al que invitamos a pasar una tarde en el Hortal.

A la cita nos inscribimos en la lista de jugadores; Santi, Pedro Andersen, Crespo, Mito, Julien, Ñigo, Uru, Philip, Pedro, Asterix, Wally, Villegas, Nando, David, Batuta, Gabi, Ayerdi, Marabunta, Elias, Jerome, Juan Antonio, Begines, Geppeto, Porras, Peti, Dani Villegas, Adolfo, y un servidor. Carlos Soler y Fabio, aparecieron para llegar a la treintena, pero sin inscribirse en lista de jugadores. Y todo esto sin contar con los  añejos de grada; Damien, Rafa, Marcos… y otros de los que ya no me acuerdo de memoria histórica. En vista del plantel numeroso, los capitanes están empezando a valorar seriamente poner númerus clausus en los partidos. Como notas anecdóticas de la jornada, Geppeto y Jose Antonio se estrenaban desde una larga estancia obligada en el taller. Dani y Adolfo se rencontraban con el rugby despues de una larga estancia en el limbo no rugbístico. ¿Pero donde os habíais metido?
Hacía tanto frío en el Hortal a las seis de la tarde que hasta los abogados llevaban las manos en los bolsillos. Así que nos aplicamos desde el vestuario a darnos friegas de aceites, linimento, vaselina, y otros ungüentos que utilizamos los veteranos más para podernos embutir las estilizadas camisetas que tenemos que para preparar los músculos. Ya sabemos que estas nuevas camisetas, con tallaje de chaval no respetan la figura homeriana que muchos de nuestros añejos disfrutamos. ¡El pecho de las camisetas es más ancho que la panza! Eso si, toda prenda como calentadores, camisetas térmicas, gorros protectores y rebequita jugona fue muy agradecida a lo largo de la noche
Con el frío que hacía, Villegas nos sometió a un calentamiento basado en anchos… y ¡venga a hacer anchos acelerando! Tantos, que alguno de los convocados estuvimos a punto de dar por bueno el dia y empezar directamente a estirar. Y asi empezó el partido.
Y como el primero que pega, pega dos veces, el Tsunami nos metió se dos ensayos en un plis plas. Sacaban su tercera a la línea y nos desbordaban por potencia. Pero no nos quedamos dormidos. Respondimos con una jugada de línea en la que el oval le llegó al ala urogallo, que plantó en la esquina. El toma y daca se prolongó en la primera mitad. Nosotros siempre mostrando màs peligro por la banda derecha, la del urogallo, que sorprendentemente esta vez capturaba los balones, haciendo un doblete en la primera parte y propiciando que Marabunta se estrenara ensayando en su vida rugbística. Con empate a tres acabó la primera mitad.
Confiados estábamos que en la segunda mitad, las olas del Tsunami perdieran energia debido a la escasez de elementos en comparación con los nuestros. Pero no fué así. Los arreones que nos dieron nos superaron otras tres veces mientras que nosotros solo pudimos ensayar una cuarta después de que los pechazos de Fabio les echaran un poco hacia atrás y que Dani, habilmente posara entre los pies de su delantera.
Entre los lances destacados, cabe mencionar que debido a un golpe, Gabi se desorientó un poco y no habiendo acertado ninguna de las cinco preguntas del test de conmoción (día, tiempo, nombre etc.) fue obligado a retirarse. Sus quejas de que que por qué se le retiraba al ser ese su estado normal, de siempre, no fueron aceptadas por el equipo evaluador. Al ver la severidad de la medida, muchos de los añejos en el campo repasamos también las cinco preguntas no fuera que nos pillaran en el test y nos obligaran a salir del campo fulminantemente.
Otra de las cuestiones a dilucidar es la utilización del pantalón rojo. Si bien Asterix y Geppeto lo lucieron, ni los rivales ni nosotros mismos. ni el árbitro, Pelu, sabemos muy bien que hacer cuando el balón les llega. Es otro de los misterios que quedan por resolver en nuestros partidos. Les llega el balón …¿y qué ?¿Les seguimos?¿Dejan el balón?¿Juegan un tocata?¿Les aplaudimos?
El tercer tiempo, no tuvo historia como de costumbre. Con nuestro dúo galáctico de bardos al frente; Ñigo y Elías, abrumamos a los tsunamis que no abrieron el pico más que para corear algunos de nuestros esperpénticos cánticos.  Y así entre macarrones y tomate, la noche se fué volviendo a los Gin-tonics y Cacique-colas diluyéndose el dolor de huesos y músculos por el anestesiante efecto de los diversos líquidos recuperadores. El 70, abarrotado de añejos, añejas, y churumbeles que fueron testigos una vez más de como una tarde fría y dura transmuta en una experiencia plenamente placentera.
De lo que pasó aquella noche, ya no me acuerdo de más cosas. Y mis compañeros me han pedido que no les pregunte nada que tampoco se acuerdan, como haciendo que los momentos pasados se conviertan un magma confuso en el cerebro y tirar del hilo es un esfuerzo ímprobo que ya no estamos dispuestos a hacer. ¡Gabi, estamos contigo! Ya se ha creado una  plataforma para evitar que a los añejos nos hagan el test de conmoción. Nuestra memoria es histórica.
¡Aúpa XV!
El Ciclón del Hortal

También te puede interesar...

calendario

Todos los partidos de este fin de semana 02 y 03 de Diciembre

Estos son los partidos que este fin de semana que disputarán los diferentes equipos de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *