Añejos-Old VRAC. Octubre de 2017. En el más acá…

Añejos-Old VRAC. Octubre de 2017. En el más acá…
IMG-20171022-WA0004 (1)
Covo se me volvió a aparecer el viernes por la noche en el entrenamiento de los Añejos previo al partido. Estaba con su familia en la puerta de los vestuarios, seguramente disfrutando de su existencia y le pregunté…
– ¿Que tal en el más acá?
Con su habitual sorna, me contestó rápido…
– Pues… ya te digo…. ¡con más problemas que en el más allá!
Nunca hemos vivido un fin de semana tan exuberante de jugadores de rugby masculino en el Club. Tres equipos completos senior de liga con las alineaciones a rebosar y además un equipo más que numeroso de Añejos para jugar contra el Old VRAC. Jugamos contra los pucelanos al rebufo de los partidos matutinos de los chavales SUB-14 que habían jugado por la mañana y felizmente enmarcados por el amistoso que las chicas habían organizado haciendo que tres equipos del Hortaleza jugásemos contra tres equipos del VRAC.
A la cita nos juntamos Villegas, Uru, Santi, Rafa, Crespo, P.Andersen, Elías, Caturla, Julien, Fernando, Papi, Philip, Batuta, Pedro, Gerión, Victor, Dani, Ayerdi, Ñigo, Gabi, Marabunta, Paco, Vicente, Porras, Begines y un servidor.  En la grada aparecieron también Asterix, Mito, Cubo, Covo, Damien, Broncas, y algún que otro añejo más, segregando saliva para poder saltar al campo en próximas jornadas.
Todas las discusiones trascendentales derivadas de los acontecimientos de Santander nos habían hecho cuestionar nuestra seguridad y reforzar la prevención de accidentes; seguros específicos, ambulancias con médicos incluidos, entrenamiento específico en el desfibrilador recientemente instalado, seguimientos dietéticos anticolesterol, … Pero al final todos los propósitos quedaron diluídos y lo mejor que pudimos concretar fueron las velitas que Cubo le puso a la Virgen de Fátima en su último viaje. ¡Baratito y efcaz para que no nos pasara nada! En fin, como diría Covo, cosas del más acá. Pero eso si, ya le hemos pedido a Cubo que a ver si en su próximo viaje a Lourdes, le pone una velita a la Virgen para que Avelino y Mito se curen de una vez y puedan acompañarnos en estos envites de peso que de vez en cuando tenemos.
Porque la diferencia de peso era sustancial. Y las consecuencias del Cachopo previo que nos  metimos entre pecho y espalda la víspera también. Además el potencial de nuestro equipo se vio adicionalmente mermado por tener que aceptar a Porras como árbitro. (Note, el avezado lector, el doble y compatible sentido de la frase anterior). Desde aqui, nuestra gratitud a Porras por sacrificarse desinteresadamente y encima tener que aguantar improperios de los jugadores.
Los Quesitos vinieron de rosa, y las gradas estaban como muy poquitas veces he visto yo una grada con añejos jugando. Chavales y chavalas por todos lados en una tarde ideal. Seguramente el partido posterior de las Chicas del VRAC contra el Hortaleza, tendría que ver con la variopinta fauna porque al final del partido, cuando los añejos aplaudimos a la grada por su atención, la grada ni se coscó. Es lo que tiene la edad y el volverse transparentes.
Total que el partido comenzó como podíamos prever; empanamiento generalizado, y el ajuste de las normas; “no me plaques si no tengo el balón”, “El balón tiene que pasar la línea de diez”, “El balón no se juega si estás en el suelo”, “Eso es un contraruck”, …hizo que en la primeras fases, además de encajar varios ensayos, nuestro jugador más parlanchín, al que el árbitro había llamado la atención varias veces para que tomara distancias, se fuera al banquillo tirando la camiseta al suelo con rabia.
Después de esos primeros compases, pudimos entrar un poco más en lo que debería ser nuestro juego; balones fuera  y a ver si nuestros rápidos enanitos eran capaces de romper la línea. El suyo era también clarito; sus pesos pesados avanzando hasta que tropezaban con nuestro intento de placaje y luego nuestro Quesito, jugando en sus filas, hacía su jugada habitual, un “noteladoyquemegustomucho”, para pasar a Pipín, su enanito volador que llevaba la pelota hasta el más allá.
Y así fue transcurriendo el encuentro. Cuando pudimos enlazar varios pases de línea provocamos un poco de desconcierto en las suyas. Sobretodo en una cruz falsa de Villegas, que fue falsa incluso para él, desconcertando no solo a sus líneas, si no a las nuestras e incluso a la grada. Otro lance que cabe mencionar es el NO ensayo del Urogallo, al pisar la línea antes de lanzarse al aire in extremis para posar el balón que HABIA ATRAPADO después de varios palmetazos. En las redes se ha lanzado una campaña falsa #uronopisó que se está haciendo trending topic. En su descargo fue el que más corrió de los nuestros, de un lado al otro del campo como si no hubiera un mañana y creo que fue el unico que cazó a Pipin. Hizo además uno de nuestros ensayos. El otro lo consiguió Rafa, cuando conseguimos no hacer florituras y logramos hacer que el oval llegase a los extremos de la línea.
Por su lado, los Quesitos rompieron con demasiada facilidad nuestras líneas defensivas y vimos demasiadas veces a Pipín jugar un “yo la llevo-tu la llevas” en nuestra 22 con cinco o seis de los nuestros persiguiéndole para evitar que culminase su pase en 22. Al final un digno 7-2 que hubiera podido ser más igualado de haber demostrado nuestro equipo más disciplina y placaje más contundente.
Y el tercer tiempo monumental en el 70, simultáneo con las chicas, y en la acera, porque dentro no cabíamos, en el que volvimos a demostrar que al mando de nuestros líderes Ñigo y Elías somos imbatibles. Allí nos explicaron los quesitos, que le llamaban Nosferatu a nuestro quesito, desde hacía quinientos o seiscientos años por su evidente parecido con el artístico vampiro. Un tímido acercamiento con nuestras chicas en el ¡EA EA!, cuando las pilieres bailan donde alguna de las chavalas se nos apuntó, nos hizo dar por bueno este primer experimento con promesa de mucho potencial en partidos de veteranos con chicas. Tenemos juntos un efecto multiplicador de club brutal.
El whatsapp se ha llenado a lo largo del Domingo de comentarios cruzados de veteranos, todavía buscandonos cosas y personas perdidas por alguno de los rincones del barrio. A lo mejor el espacio todavía no sabemos ocuparlo bien, pero el ciberespacio está completamente saturado de mensajes al amparo del grito marabuntiano de “somos una familia”. Pero más que buscar cosas, en realidad palpitamos en la vida y seguimos más acá de la conciencia, fieramente existiendo y ciegamente afirmando nuestras ganas de aferrarnos a las cosas que nos unen a la vida. Y tenemos ejemplos de ello.
Dice la Ciclona que cada vez escribo cosas más raras y que estoy perdiendo la cabeza.
Pero tú, querido lect@r, que me conoces y sabes de rugby, sé que comprendes perfectamente de qué estoy hablando.
¡Aúpa XV!
El Ciclón del Hortal

También te puede interesar...

Months and dates shown on a calendar whilst turning the pages

Todos los partidos de este fin de semana 18 y 19 de Noviembre

Estos son los partidos que este fin de semana que disputarán los diferentes equipos de …

Un comentario

  1. Tremenda Ciclónica!!! Que bueno tenerte otra vez escribiendo quijotadas que rozan lo irreal… pero lo más curioso es que el surrealismo de tus palabras es una copia fidedigna de lo ocurrido en el campo. Gracias Don Borrascas!!! #URONOPISÓ (como pones tú)…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *