Año de aprender para los Dragones S16 del equipo rojo

Como nos ocurre una temporada sí y otra no, en esta ocasión nos toca el año complicado, el año en el que nos toca lidiar con nuevas posiciones de jugadores, nuevas dimensiones del terreno de juego o nuevas reglas que de forma gradual se van introduciendo para el aprendizaje progresivo del rugby.

Para nuestro Equipo Rojo añadimos que, al decidir nuestro Club trabajar por añadas pensando más  en el jugador/persona que en los resultados (muy acertadamente en mi opinión), nuestro segundo equipo está conformado casi en su totalidad por jugadores nacidos en 2004 y le tocará enfrentarse durante todo el año a primeros equipos formados mayoritariamente por jugadores mayores, más grandes y más habituados a la nueva categoría.

Dicho todo esto y no queriéndolo poner como excusa, sino entendiéndolo como una forma de progresar este año para disfrutar y disputar el próximo, el partido que hoy nos enfrentaba al equipo de  Torrelodones tuvo poca historia en lo técnico y mucho en los motivacional, en el esfuerzo y en la entrega de nuestros jugadores y su equipo técnico.

Al mando de la nave se encontraban hoy Helena y Kiko, “tanto monta, monta tanto” un dúo de entrenadores que parece complementarse a la perfección tanto en lo técnico como en lo humano, y que escuchándoles hablar en los rondos de jugadores, como padre de jugador me deja muy tranquilo y como delegado muy esperanzado en el futuro.

Durante toda la primera parte, nos tocó aguantar una envestida tras otra por parte de su poderosa delantera, que aun doblándonos en kilos, conseguimos mantener lejos de nuestra línea de ensayo los primeros 15 minutos de partido con muchas ayudas y muchos apoyos.

Tras el primer ensayo y transformación posterior sufrimos un bajón anímico y físico que permitió a los Torresanos encadenar otros dos ensayos más casi exactos en su ejecución, jugador potente rompe nuestra línea tras una primera agrupación y corre en solitario a posar el balón en nuestra In-Goal. Duros minutos nos quedaban en los que había que tirar de raza para aguantar hasta el descanso.

Emanuel Pi, uno de los históricos del arbitraje de estas categorías y un gran árbitro, pita el descanso y nuestros dragones se arremolinan en un círculo junto a sus entrenadores, quienes tras mirarles uno a uno a los ojos, animan y dan las instrucciones necesarias para invertir la situación, aunque para ello tengan que “inventar” nuevos puestos con roles diferentes nunca antes vistos en el rugby a estas edades.

Tras unos primeros minutos de indefinición, Roberto empezó su show habitual, barriendo todo lo que pasaba por “su casa” y manchando la del vecino en cuanto le surgía la posibilidad. En una ocasión fue placado hasta en tres ocasiones (en una de ellas salió volando su casco), levantandose en otras tantas para conseguir avanzar más metros.

Esto pareció motivar a la línea. Adri tiraba de oficio como medio de melé, placando al 8 rival tras seguir las instrucciones de Kiko para lograrlo, Dani sacó el tiralíneas y empezó a dibujar buenos pases que gustoso recogía en el primer centro Fran, muy combativo y perpendicular durante todo el partido, que rompía líneas y creaba agrupaciones para conseguir la trasmisión del balón al segundo centro, puesto que se alternaban MiniJuan y Rodrigo en función de si atacaban o defendían, estando ocupadas las alas por Carlos Gil y Oscar García, acabando ambos lesionados el partido teniendo que ser sustituidos por Tommy, un novato con clase en la categoría e Isidro, el único jugador de 2003 que bajó ayudarnos al estar algo cojos de efectivos este primer partido.

Las lesiones provocaron que los entrenadores cambiaran a muchos jugadores de posición, por lo que se podría decir que casi todos jugaron de “todo” durante algún momento del partido.

Se colocaron MiniJuan y Shawn en las alas, puesto este que no les resulta extraño ya que lo ocuparon en años anteriores con gran eficacia, pero este año, bien por necesidad o bien por la inquietud de aprender nuevas posiciones, ambos están mezclando esta posición con otras nuevas. En el caso de Shawn, es capaz de compaginar sus habituales carreras por la banda con parecer un experto saltador en las Touch, creo que ganó todas las nuestras, mérito también de Pelayo, y alguna de las contrarias.

MiniJuan, empieza a dibujarse como segundo centro, pero deja claras sus cualidades de velocista cada vez que le llega un balón franco para correr. Nos deleitó, casi finalizando el partido, con dos carreras plenas de una velocidad impropia después de los 50 minutos disputados, en una de ellas acabó siendo placado a apenas dos metros de la línea de ensayo por el zaguero rival.

Quién lo tuvo más difícil en esta ocasión fue sin duda nuestra  melé, sufrió lo indecible y  poco pudo lucir, les tocaba bailar con la más fea ya que su enorme delantera no paró de atacar en ningún momento del partido, así que solo podían defenderse y poco más. Nuestros talonadores “Pascu” y Pelayo, quien apenas pudo sacar un par de arrancadas de las suyas, nuestros pilieres “Basa” y Pablo Cesar parecían enanitos frente a sus homólogos, vi la espalda de Basagoiti en los vestuarios y la tenía llena de moratones. Pagés acabó con la cara desencajada del esfuerzo, Pablo Cesar con unas ampollas enormes en los talones y “Muña” y “Wallace” seguro que se echarían una buena siesta después del gran esfuerzo que tuvieron que realizar.

Con todo esto merecíamos algo, y ese algo vino en forma de ensayo de Dani, quién estuvo listo para ver el hueco y duplicar la longitud de su brazo  derecho para poder hundir el oval sobre la misma línea de ensayo.

Y acabó el  partido y con esto acabaron también los nervios del primer día de colegio. A partir de aquí queda un duro año de aprendizaje para que cuando lleguemos al próximo año, nuestro año,  estemos preparados para disputarlo y disfrutarlo. Y os digo algo más, vista la ambición y raza de los nuestros, no descarto dar más de una sorpresa a lo largo del año.

¡¡Enhorabuena dragones!!

Texto: Fernando Ramos

También te puede interesar...

Los dragones senior mandan en liga y la cantera manda en los dragones

“Si he podido ver mas allá es porque me he subido a los hombros de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *