Crónicas desde Pandora: Vetusta Cup

Una plácida tarde en los bosques de Pandora, del 23 de Octubre del año 18 (según el calendario del tercer planeta del sistema solar), se recibió un mensaje del recién nombrado capitán de los Añejos del XV de Hortaleza, Paco, pidiendo a Avatar asumir nuevamente el papel de corresponsal de guerra. En esta ocasión para la primera edición de la Vetusta Cup. Torneo con el que se consolida la relación / rivalidad entre los Añejos del XV y los Old VRACs.

Un torneo que tiene como trofeo una copa de singular estilo, que de acuerdo a los fundadores del torneo, será custodiada de forma alterna por ambos equipos. Y cuyo ritual de entrega será para la custodia de la otra parte, será un duelo oval en mano en campo del último custodio.

Ante tal evento, … cómo no cruzar media vía láctea para participar y dar testimonio de lo que iba a acontecer. Aunque no sin reservas, la última crónica fue de un torneo que se jugó en un horno en tierras vallisoletanas, un horno que casi consiguió aplacar la vitalidad de lugareños, foráneos y visitantes de otras sistemas planetarios.

Llegó el día, 27 de Octubre, día del partido. Un día que amaneció helador (¡!!!!Pero qué le pasa al termostato de este planeta!!!!), en el que los viejos dragones iban a recibir a los viejos amigos del VRAC.

La contienda estaba prevista a las 5 de la tarde, hora local. Los viejos dragones fueron convocados a las 4 en el vestuario. Habían confirmado participación nada menos que 40. 40 viejos gruñones que querían salir al campo a darlo todo, un Sudoku para que todos pudieran participar de forma más o menos equilibrada, según su posición, resistencia, ganas, dolencias, … Un reto para cualquier entrenador, pero un juego de niños para el bueno de Porras.

Se acercaba el momento de salir al terreno, en el vestuario, recibimos las correspondientes arengas de Porras y los capitanes Paco y Uru, recordando que la Vetusta es el torneo del XV, que jugamos en casa, y que se exigía la máxima concentración y entrega. Antes de salir del vestuario, el árbitro tuvo a bien acercarse, presentar sus respetos y recordar las normas de veteranos.

Eran las 4,30 y salíamos al campo. Se notaba el cambio de estilo de los nuevos capitanes. Otro ritmo, otra intensidad, otra forma de preparar la contienda. Más relajada y tranquila, seguramente no querían que nadie se desfondara. Un calentamiento muy suave, unos estiramientos y un par de acciones de juego de titulares vs suplentes para coger ritmo de juego antes de empezar.

A las 5, empezó el partido. Se notaba la alta concentración en ambos equipos. El XV consciente de enfrentaba a un equipo muy trabajado y con clara superioridad técnica. Los Old VRACs sabiendo que se enfrentaban a un equipo que iba creciendo en su nivel de juego, y que los noveles, poco a poco restábamos menos calidad de equipo a nuestros veteranos auténticos.

El partido empezó con kick off de Añejos. Los pucelanos recibieron sin problema, jugando a la mano, abriendo rápido, pero en cuanto vieron un posible hueco entraron a romper la línea. Era el preludio de su apuesta de juego. Una apuesta y estilo habitual en el equipo de Pucela, que no por conocido es ineficiente. Al contrario. Un estilo que tienen muy trabajado y dominan perfectamente.

La incursión fue neutralizada por la defensa del XV. Una defensa muy ordenada, concentrada, basada en apoyos en coberturas, en placajes de parejas. El balón mojado y la presión de las defensas hacía que fuera un juego trabado, duro, pero limpio. Muy de cuando en cuando interrumpido por algún golpe de castigo.

El árbitro, sabedor de la relación entre los dos equipos, el compadreo entre ambos, y la dificultad de jugar con un oval mojado, fue muy permisivo, propiciando un juego más movido. La apuesta del árbitro de facilitar un juego dinámico y fluido llevó a que fuera en ocasiones un tanto condescendiente con algunos avants, fueras de juego, contrarucks, placajes retardados …  Una apuesta de permisividad que entre dos equipo con buena relación no debía escaparse de la mano se ir a mayores.

El juego siguió alterno en ambos campos entre líneas de 22.

El partido avanzaba lento, pero su intensidad no disminuía, al contrario, seguía un orden y concentración máxima en ambos equipos. Unas defensas duras y rocosas. Los vallisoletanos, a pesar de la corpulencia de muchos de sus jugadores siguen teniendo muy claro que un placaje entre dos es más efectivo. Juego destructivo en ambos frentes.

En un instante del partido, jugándose en campo de los quesos, éstos rompieron la línea, al entrar en campo del XV, a la altura de la línea de 10 un dragón intercepta el balón que sale rebotado en Avant, pero recogieron los quesos con lo que el árbitro concedió ley de la ventaja. Un jugador del VRAC se fue hasta línea de ensayo, tenía que hacer pase en 22, y pasó ya en zona de ensayo a su compañero, que justo antes de posar fue placado y se le cayó el balón. El árbitro pitó melé en línea de 10, donde antes concedió ley de la ventaja.

Siguió el acoso pucelano, en otra incursión en zona de 22 del XV, recuperó el equipo local, y Ayerdi haciendo uso su veteranía, pateó para sacar fuera (los comentarios y chascarrillos en el banquillo del XV no tardaron en oírse).

El partido siguió avanzando, trabado. El VRAC volvió a escaparse y en línea de ensayo, Joseba del XV arrebató el balón y posó el balón para que el árbitro pitara melé a 5 metros, pero el árbitro decidió que el juego siguiera. La sorpresa e incomprensión no paró el juego. De forma in extremis se consiguió evacuar momentáneamente el balón fuera de zona de peligro.

La tensión de los equipos se mezcla con el no compartir el criterio arbitral en alguna jugada. Pero esto es rugby. Se acata lo que dice el colegiado sin más.

En un lance del juego, el dual Quesito (jugando de azul con el sobrenombre de Nosferatu), placó a Asterix. A un pantalón rojo!!!! Los dragones se tensaron. Nosferatu controla no solo la calidad de juego y del impacto de sus acciones, sino también hasta qué punto puede tocar a Asterix. Ese nivel de control de equilibrio está solo reservado a unos pocos.

El partido siguió incrementando la intensidad, por ambas partes. Camilo que no se amilanó y reaccionó a placajes retardados del VRAC con la misma medicina … la intensidad siguió creciendo, que se acababa cobrando alguna baja por contusión menor que es reemplazada por compañeros con la misma entrega, aunque de forma inevitable, las rotaciones conllevaban momentos de desajuste y desconcentración momentánea, especialmente en las filas del XV. Del que trató de aprovecharse el VRAC.

A filo de los 20 minutos de partido, todavía con el marcador en tablas, una incursión de VRAC se topa con la defensa del XV sobre línea de ensayo, abrieron a la derecha, y son interceptados por la defensa del XV sobre línea de ensayo, se produjeron rucks, contra rucks, … la tensión no relajaba el juego con la premisividad arbitral, VRAC sacó rápido el ruck no pitado y entre piernas, brazos y torsos, el VRAC consiguió posar el balón. Los Old VRACs inauguraban el marcador.

Este revés no bajó la presión ni los ánimos de los dragones, siguió el juego con igual de entrega. Aunque llegado un momento, la tensión entre ambos equipos subió a un punto que, Villegas, el eterno capitán del XV de acuerdo con el capitán de los quesos, llamaron al orden a sus filas y pidieron concentración, mesura y contribuir con la veteranía de sus jugadores a hacer lucir el torneo y descargar la responsabilidad del árbitro de un juego desmesurado.

El partido avanzaba, con un punto menos de intensidad, pero con máxima tensión, los cambios se sucedían en las filas de los dragones, exigiendo un esfuerzo de concentración.

En un ataque de los dragones, Uru el zaguero rompe la línea y Pedro Andersen le apoya, Uru pasó a Pedro, pero la mala fortuna, el balón mojado y la presión azul hicieron que éste se resbalar y la jugada acabara en Avant.

Siguió la presión y la defensa férrea hasta el final de la primera parte.

En el descanso, ambos equipos refrescaron sus líneas con sus jugadores de banquillo.

El partido se reinició con kick off azul. La tensión no disminuyó.

Alonso del VRAC rompió la línea en el centro del campo, Avatar que juegaba de ala izquierda desde la banda, corrió a su caza. Alonso abrió a su izquierda, a Pepín, que de forma extraña se tira al suelo para provocar un ruck. Situación salvada.

La autoexigencia de las filas del XV se tradujo en entrega y tensión. Esta autoexigencia llegó a verbalizarla Marcos nunca suficientemente satisfecho con la brillantez y eficacia de sus intervenciones.

Siguió la intensidad en el siguiente ataque de los negros, que volvió a cortar el VRAC. Se repitió la jugada, Alonso volvió a romper, Avatar volvió a ir a su cruce, pero Alonso no pasó en esta ocasión, el novel Avatar llegando muy justo no tuvo los reflejos para lanzarse a placar abajo, intentó placar al pecho y salió rebotado como una pelota de goma. Alonso ni se enteró, siguió hasta línea de ensayo, haciendo pase ya en zona de marca y subiendo el segundo tanto al marcador. ¿Este tipo, Alonso, no será de Kriptón? Capa no lleva, pero tampoco le hace mucha falta…

Se sucedieron los cambios, en momentos de confusión no se sabía si había 14, 15 o 16 dragones en el campo. Pero como no, Porras controlaba las alineaciones.

El partido siguió con clara ventaja azul.

Porras siguió con sus juegos malabares de posiciones, en un momento para equilibrar la presencia de todos en el campo llegó a poner de forma transitoria a Vicente de centro, cambió de posición a Califa de medio melé a apertura. Sacó a Vicente y puso a Marcos.

El juego gana en agilidad.

En una jugada de ataque del XV por el centro en zona de 22, el apertura abrió a primer centro, que saltó al segundo para pasar al zaguero, Uru y éste al ala, JJ, que se escapó para ensayar rayando la línea de banda. De forma sorprendente, el árbitro vió y pitó avant invalidando la jugada.

El partido se rompió, la concentración se relajó, no así la intensidad. El VRAC siguió atacando. Volvió a romper la línea. En esta ocasión Pepín, que zigzagueó y se zafó de la defensa, pasó a Alonso y éste a su ala (número 14) que ensayó a placer.

Tras el 3 a 0, los vallisoletanos habían encontrado la vía, y los dragones, aunque con la intención de darlo todo, no podían evitar perder el punto de concentración de principio de partido.

En siguiente jugada de ataque pucelana por banda derecha, el balón salió por banda, el saque de touch lo ganaban los añejos. Un jugador de VRAC cortó el pase entre medio melé y ala, el balón cayó, el árbitro no pitó golpe, el balón lo recogió otro azul, se escapó y volvieron al ensayar.

El XV, a pesar del desconcierto no bajó los brazos. La intensidad se reforzó con pundonor. Borrascas intentó romper en repetidas ocasiones pero no consiguió zafarse de la defensa pucelana. Sí lo consiguió Pedro Andersen, que rompió la línea de VRAC, pasó en zona de 22 a Nenuco que ensayó para marcar un tanto del equipo local.

Poco más a partir de entonces. Recta final del partido con idas y venidas sin más jugada destacada salvo la que quizás fue más espectacular del partido, la zancada francesa de Uru a Alonso (otra vez Alonso!!!!), neutralizando una escapada por la banda derecha.

El partido no dio para más. Balance final 1-4 para el equipo visitante.

Antes de las fotos, en la concentración post partido, el recientemente nombrado primer capitán, nos comunicó que se veía obligado a dejar la capitanía por prescripción facultativa, Paco “el efímero”, delegando la primera capitanía a Uru (que asumiendo ese role, ¿no debería pasar a ser Don Fernando?).

Tras las fotos de rigor y cánticos con la letra de lo más elaborado, enfilamos a los vestuarios. Tuvimos que hacer turnos para poder pasar por la ducha.

En el pequeño pabellón de oficina/vestuario, nos estaba Jaime Nava, capitán de la selección española, que había acudido a apoyar y dar soporte a la Vetusta Cup. Gran forma de acabar la primera edición de esta copa, gran padrino para su celebración.

Cerrado ya el capítulo en el campo, nos trasladamos al local que iba a acoger el 3er tiempo. En el que nos deleitamos con “Vinos Vetusta”, por cortesía de bodegas Vetusta.

En el tiempo de asueto y compadreo, tiempo para discursos de los capitanes, del XV, Paco, del VRAC, Pepín y de los Leones, Jaime.

Gran tercer tiempo bañado en cerveza, vino y aderezado con un contundente guiso de garbanzos.

Fantástica primera edición de la Vetusta Cup.

En ese contexto, pude recoger algunos comentarios de algunos protagonistas para escribir esta crónica ya de regreso a mi templada Pandora.

Desde la Pandora, reportando lo que pasó en la cueva del dragón en el tercer planeta del sistema solar.

Avatar

También te puede interesar...

El 17-N tienes una cita en el Torneo Solidario por los Derechos del niño

En el XV HORTALEZA RUGBY hemos preparado el sábado 17 de noviembre un Torneo Solidario …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *