El club ha hecho historia, y hemos empezado con victoria. Pero… poco a poco, no nos adelantemos a los hechos.

Texto: María Gómez

Dieciocho mujeres, entre ellas ocho Kalesis, nos juntamos para disputar el primer partido de la liga promoción. El día que se predecía con lluvia, se despejó. Seguramente, Tláloc, dios de la lluvia, era conocedor de este encuentro. Es la primera vez en la historia del rugby femenino que un mismo club presenta a tres equipos en tres ligas diferentes. Tal era la expectación para ver debutar a este equipo, que, a pesar de al día anterior, ser la cena de navidad del Club con su posterior celebración hasta altas horas de la madrugada, las gradas estaban abarrotadas.

Muchas jugadoras, se estrenaban hoy. Entramos en el vestuario, y Laura (o Bacu), la capitana, pedía silencio para la concentración. Pero imposible. ¿Y si me pongo medias por debajo, tendré mucho frío? ¿Mejor meterme la camiseta por dentro o por fuera? Esta pomada sirve para que no se te resbale el balón, ¿me la echo? Y así una sucesión de dudas y comentarios que demostraban que los nervios estaban a flor de piel.

Tras el calentamiento, unas mágicas palabras de la «capi» hicieron que la mitad de las jugadoras saltasen al campo tras una llorera, menos mal que se les pasó rápido y no
se les nublara la vista en el juego.

Y empezó.

Con todas las ganas posibles, comenzamos muy duras. La primera parte fue un gran duelo de delanteras. Las dragonas, que minutos antes estaban que no cabían dentro de sí, parecían jugadoras con años de experiencia. Tuvimos la gran parte del tiempo la posesión, llegando a la zona de 22 varias veces, pero por la dura y consistente defensa de las chicas de Alcalá, no conseguíamos posar en la zona de ensayo.

En la segunda parte, recibimos la consigna por parte de Bibi y de Kiko, de abrir el balón más a las bandas, para evitar el contacto directo con las Alcalaínas y aprovechar más la velocidad de la línea. Como consecuencia de estas indicaciones, pocos minutos después de reanudar el partido, nuestra ala abierta rompió la línea de defensa haciendo un interior en vez de ir hacia el banderín que, después de un zigzag, fue neutralizada a pocos metros de la línea de ensayo. La delantera Hortalina atenta y al apoyo, fue capaz de cubrir el ruck y con el empuje de Gracia Del Castillo, ensayar. Primer ensayo de este nuevo equipo. Isabel Jiménez, transformó.

En el minuto 50, en una pelota perdida en la línea a 30 metros de la zona de ensayo, fue recogida del suelo por una de nuestras alas, María Gómez (o Añija) (que, como la pelota, también estaba perdida en la mitad de campo), y agresiva, enfiló directa hasta la zona de ensayo, dónde fue placada a la vez que posaba el balón.

Las chicas locales, no se dieron por vencidas y continuaron agresivas. Dando todo lo que les quedaba, nos consiguieron encerrar en nuestra 22, en unos minutos finales angustiosos, pudimos mantener nuestro marcador a cero por los pequeños errores cometidos in extremis de las jugadoras Alcaínas.

El encuentro finalizo 12-0, y con toda la grada, desde los hijos de algunas jugadoras, hasta los padres de otras, más chicas de Hortaleza y algún transeúnte que pasaba por ahí, entonamos el “Soooooooomos”. A más de una jugadora, se le cayó otra vez, la lagrimita de lo emocionadas que estaban.

En el vestuario, se notaba la exaltación, las Khalesis con una sonrisa de oreja y oreja, y con una llorera, comentaban sensaciones. Una de ellas, con una escoba y música, nos deleitó con un baile “Pole dancing”. Las demás, nos contagiábamos de su alegría y su diversión.

En el tercer tiempo, no sólo celebramos la victoria, también, el estreno de este nuevo equipo. Un gran paso para nuestras dragonas, un pequeño paso para el deporte femenino del rugby nacional.

También te puede interesar...

En la dura meseta Castellana

…y por fin, nuestros veteranos supervivientes de las brasas del Hortal de hace dos fines …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *