EL XIV MEMORIAL MANOLO HARO CON EL RUGIDO DEL EUROFIGHTER

Sábado 11 de mayo de 2019. Campo de la Diputación Provincial de Granada en Armilla.

Escoriones de Granada 0- Añejos XV Hortaleza 1

Escoriones de Granada 0- Boquerones de Málaga 0

Boquerones de Málaga 1- Añejos XV Hortaleza 3

Se abre el telón. Sobre el césped aparecen tres equipos de rugby. Se cierra el telón.

Se abre el telón. Aparece Paco amorrado a un trofeo botijo. ¿Cómo se llama la película?

¡Campeones!

Según los anales, consultados por Borrascas el ancestral, la última vez que los Añejos del Hortal ganaron un torneo fue en la era de las invasiones de los Hombres del Mar, cuando los dragones conquistaron Cerdeña.

Atravesaron Despeñaperros a la conquista de la capital nazarí: David Merino, Pedro, Juancho, Cubo, Juanpa, Juanin, Cabanillas, Marabunta, Joseba, Santi, Fernando, Ayerdi, Vicente, Dani Villegas, Paco, Manolo Villegas, Marcos, Gabi, Pedro Andresen, Christian, Rafa, Borrascas, Wally, Asterix y Uru, junto con la horda de khalessis e hijos del fuego.

El torneo triangular XIV Memorial Manolo Haro se jugó en las magníficas instalaciones de la Diputación Provincial en la localidad aledaña a Granada de Armilla. Todos los jugadores, sin excepción, apreciaron la notable capacidad viscolástica del impecable césped.

Con las cumbres nevadas de la sierra como testigo en el horizonte, se inició el primer partido que nos enfrentaba a los Escoriones de Graná.

Los Escoriones son equipo veterano construido con los escombros de todos los equipos de Granada. Como nos aclararon sus jugadores, “escoriones” no fue una unidad de élite de la caballería nazarí sino que es el material de derribo del rugby granadino que, amalgamada con ilusión, constituye su equipo de veteranos y su prometedora escuela de rugby.

Se acordó que los partidos fuesen de dos partes de 20 minutos, para evitar jugar mucho tiempo seguido; puesto que hacía calor.

Primer partido. Escoriones de Granada 0- Añejos XV Hortaleza 1

Pitido inicial. Recibimos balón. Fallo de recepción y melé para Escoriones. No fue un buen comienzo para los dragones de la garrota porque nos obligó a defender y placar los primeros minutos mientras que los granadinos comenzaban a desplegar su juego de delantera.

El partido estuvo muy igualado en la primera parte, con mucha carga de delantera y mucho placaje. Los Añejos se emplearon en defensa con seriedad y disciplina. La delantera Añeja fue un muro donde chocaban los delanteros escoriones que entraban cargando en juego cerrado. Como siempre, Cubo placó, placó y placó.

Los de Graná intentaron abrir algún balón a la línea, pero no llegaron a desplegar todo el juego de su línea porque el balón terminaba cayendo al suelo.

Ya con la posesión del balón, los Añejos comenzaron a fijar a la delantera en los rucks y pasar a la línea abriendo el campo para crear espacios por los que se pudieran colar los centros y los alas. De hecho, el eje Paco (melé), Villegas (apertura), Gabi (primer centro) comenzó a carburar, pero los escoriones consiguieron, varias veces, cerrar el paso a los veloces dragones de la línea, manteniéndolos de pie en el punto de contacto. Formado el moul, invariablemente el árbitro, que estuvo perfecto, marcaba balón para el equipo contrario.

Del mismo modo los andaluces no involucraban muchos jugadores en los rucks, puesto que no se permite el contraruck, limitándose a intentar pescar con el primer hombre y colocarse en defensa.

Dentro de la dinámica de juego de delantera, después de una sucesión de rucks con la que se alcanzó la línea de 5 metros escoriona, David Merino levantó el balón y se dio la vuelta para formar un moul. Dani Villegas enganchó el oval pero, en lugar de esperar que más delanteros se unieran al empuje en el moul, salió cargando y posando el balón en zona de marca. 0-1.

En el descanso, que aprovechamos para hacer cambios, Paco dio las consignas para mejorar el juego añejo; no involucrar gente en rucks en defensa y en ataque hacer la croqueta para evitar al escorión pescador y, en los puntos de contacto, no aguantar de pie para formar el moul sino ir al suelo para ganar el balón en el ruck.

Después de mucho tiempo sin jugar con Añejos, Juanpa entró de talona.

El juego de Añejos mejoró gracias a una mayor posesión de balón, entre otras cosas por el acierto en la touch. Juancho estuvo muy acertado en los lanzamientos y Vicente nos deleitó con una de sus especialidades; robo de touch corta contraria y penetración por el cerrado.

El eje del melé con los incorporados Marcos (apertura) y Pedro Andresen (primer centro) siguió funcionando tan bien como antes de los cambios y ahora, al ir al suelo el placado, nos permitía hacer una segunda jugada relanzando el juego después del ruck.

Los escoriones se aplicaron bien en defensa placando duro y jugaron sus bazas con algunas roturas de la línea que fueron salvadas con placajes muy vistosos. Por ejemplo, hubo un placaje espectacular de Pedro Andresen, cazando con el salto del tigre al escurridizo ala escorión.

No sé si fue Uru, Borrascas, Gabi o ninguno de los tres, el que rompió la línea de defensa escoriona haciendo una parábola por nuestro terreno evitando a los defensores, atravesando el centro del campo y enfilando el despoblado campo contrario. Ante nuestro desconcierto el árbitro pitó algo. Al parecer estábamos jugando con la regla de no correr más de 20 metros sin pase. Melé para Escoriones.

El marcador ya no se movió. El árbitro pitó el final y, con una sincronización increíble, los cazas Eurofighter Typhoon de la base de Armilla nos sobrevolaron, rompiendo la barrera del sonido y ejecutando un espectáculo de piruetas y acrobacias aéreas.

Segundo partido. Escoriones de Granada 0- Boquerones de Málaga 0

Desde la sombra de la grada, mientras Christian vendaba su talón en carne viva (ya puedes ir tirando esas botas) y Cubo se daba un potingue en las brechas de la cabeza, asistimos al partido entre los dos equipos andaluces.

Fue un partido muy igualado, con un juego muy parecido de los dos equipos, que como manadas de búfalos recorrían el campo. No hubo puntos.

Tercer partido. Boquerones de Málaga 1 – Añejos XV Hortaleza 3

Los Añejos sacamos el equipo inicial contra los de Málaga, pero, debido al calor, no esperamos al medio tiempo para iniciar el carrusel de cambios.

Los Boquerones, en delantera, son un equipo tan duro como Escoriones, pero también tienen gente rápida en la línea. Pero, para su desgracia, tuvieron poca posesión del balón, en parte por el cansancio de jugar dos partidos seguidos y, también, porque los dragones de Hortaleza desplegaron un juego excelente.

Se ganaron todas las touch propias y se robaron las de los de Málaga, con palmeos o, incluso, a dos manos. Los balones se abrían rápido evitando el moul y Villegas comenzó a cantar jugadas con cruces, redobles y cruces falsas para lanzar a la línea. Los boquerones tenían muchos problemas para atrapar en sus redes a Gabi, Rafa o Pedro Andresen. Al menos dos balones llegaron al ala, pero Asterix no consiguió controlar el pase de Rafa.

Así las cosas, Cabanillas recibió el balón en la 22 malagueña, un boquerón intentó placarle y rebotó tres metros hacia atrás, al final, entre varios delanteros andaluces consiguieron derribarlo y se formó un ruck a cinco metros de ensayo. Mientras los boquerones se desplegaban en la línea de ensayo y Paco se acercaba, Joseba fue a levantar el balón. Paco gritaba desaforado, ¡no la toques!, ¡no la toques! Pero ya era tarde, Joseba ya había levantado del suelo el oval y se lanzaba sobre la línea de ensayo boquerón. Primer ensayo de Joseba con Añejos. ¡No la…muy bien Joseba! Gritó Paco. 0-1.

En defensa hubo que neutralizar a los delanteros boquerones; Pedro, Ayerdi, Santi, o Marabunta se dedicaron a placar mientras nuestra línea les cerraba las puertas a los más veloces del equipo contrario. Fernando López y Dani Villegas tuvieron un encontronazo cabeza con cabeza al hacer un placaje doble.

Iniciada la segunda parte, el juego entró en la 22 malagueña. Golpe a 5. Cabanillas, con la sutil estrategia de “pa lante”, cargó contra la delantera contraria. Se formó un moul masivo. Cabanillas corría con un espeto de boquerones colgando empujado por los delanteros de Hortaleza. Con la inercia favorable del empuje inicial, el moul se derrumbó en la zona de ensayo mientras Cabanillas, con Fernando López colgado de su pantalón, clavó el balón dentro de ensayo. 0-2.

También Marabunta arrancó con el balón colándose entre los defensas, ganando muchos metros, hasta que consiguieron entre varios boquerones, que se colgaron de él, tirarle al suelo.

El juego de la línea seguía funcionando y llegaba a nuestros alas. En una ocasión el oval se cayó en el ala izquierdo mientras que, dos jugadas después, el balón le llegaba al otro ala. Wally atrapó el oval y encaró al zaguero boquerón, que consiguió pararlo a cinco metros.

La patada defensiva hizo recular a Borrascas que se zafó con un hand off del primer boquerón que intentó cazarle y cayó en el punto de encuentro, a mitad de campo, sin perder el balón.

Posteriormente se produjo la jugada confusa del partido. Borrascas arrancó rompiendo la línea en campo boquerón dándole el balón al zaguero antes de 22. Uru atravesó toda la 22 mientras Rafa le gritaba ¡Tienes pase! (Porque llevaba dos apoyos). Pero Uru no soltó el balón, aguantando las tarascadas sucesivas de dos defensores. Según su relato, contó 19 zancadas y en la 20 dio un salto olímpico para ensayar, mientras a Rafa juraba en cananeo clásico.

En principio la árbitro no concedió el ensayo, según creíamos todos porque no hubo pase en 22. Pero, tras las gestiones diplomáticas de Paco, se concedió el ensayo porque, aunque todos lo ignorábamos, estábamos jugando con la regla de no correr más de 22 metros pero sin pase en 22. Así pues, 0-3.

El cansancio empezó a hacer mella en los Hortaleza Old Dragons y los Boquerones empezaron a apretar buscando el ensayo. Ya dentro de la 22 añeja se les cayó el balón. Melé para los Añejos. Si no me equivoco Gabi de melé se la pasó a Marcos para que la despejara.

Pero, como todos sabéis, patear en defensa en 22 es de maricas. Por eso, pese a que estaba en zona de ensayo Marcos amagó la patada e hizo un pase largo saltándose al primer centro. Por supuesto el balón se cayó. La hombría de Marcos está intacta, pero creo que Porras va a romper su ficha en pedacitos.

Melé a 5 para Boquerones. Al parecer hicieron una salida de 9 para el 8 que fue parada por los dragones, pero el 8 pasó el balón a la delantera que cargaba por el cerrado. El talona Enrique ensayó. 1-3.

En el tramo final del partido se cantó una daga, que salió bastante bien, aunque los de la línea, que son muy pijos, le ponen muchas pegas. Final.

Creo que, afortunadamente, no hubo lesionados en ninguno de los equipos.

En el magnífico tercer tiempo junto al campo bailaron todos: los pilieres, los talonas, los Escoriones, los Boquerones, las mujeres…, todo el mundo. Un estupendo final para un gran día de rugby.

¡Gracias Escoriones! ¡Gracias Boquerones! Os esperamos en Madrid. Estáis invitados a la Cueva del Dragón.

También agradecemos a las Escorionas el cariño con el que nos recibieron en su sede social el viernes y en el tercer tiempo. ¡Qué buena estaba toda la comida!  Gracias otra vez.

Gracias fenicios, sin vosotros escribir esto sería imposible.

Mucho rugby.

Jota.

También te puede interesar...

En la dura meseta Castellana

…y por fin, nuestros veteranos supervivientes de las brasas del Hortal de hace dos fines …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *