En la guarida del Sotosaurus Rex. Sábado, 8 de Junio de 2018

Sotosaurios

EN LA GUARIDA DEL SOTOSAURIUS REX.

SÁBADO 9 DE JUNIO DE 2018, SOTO DEL REAL.

PARTIDO DE VETERANOS EL DÍA DEL CLUB DE SOTO DEL REAL RUGBY CLUB: SOTOSAURIOS 1- AÑEJOS XV HORTALEZA 3.

Fuimos al Nido del Sotosaurio: Santi, Crespo, Paco Jerome, Asterix, Philip, Jota, Juan, Fernando, Pedro Andresen, Uru, Maño, Gabi, Ayerdi, Papi, Mito, Dani, Caturla, Ñigo, Marabunta, Vicente Candyman, Porras, Borrascas y Julien, que ejerció de fotógrafo. Como invitado vino Chino (del Atletico de Madrid). Paco ejerció de capitán por la ausencia de Villegas y Quesito. Y como entrenador, Porras, que también pitó en la tercera parte.

Nos esperaban afilando sus garras los saurios de Soto del Real, los pavorosos Sotosaurius Rex: (1) Osito, Sito, Calamar, Juanjo Tasman, (2) Carlos Capi, Sherpa, (3) Pumita, Jacinto, (4) Gus, (5) Héctor, (6) Ricardo Rubito, (7) John Ka Mate, (8) Dani Villegas, (9) Gadeo, (10) Manu, (11) Jaime, (12) Antonio, (13) Fer, Hoha, (14) Felix, Marta, ¿¡Marta!?, sí Marta, una sotosauria , (15) Marcos y José.

Oscuras nubes se cernían sobre las cumbres nevadas del valle de los sotosaurios, desde la siniestra torre de Soto del Real, el Gran Ojo lo vigilaba todo. Los campos teñidos de color nazareno, eran la pesadilla cromática de un artista pop.

Los cigüeñodáctilos trazaban amplios círculos, en busca de presas sobre la Guarida del Sotosaurius Rex, donde los huevos ya han eclosionado, y pequeños retoños de escamas verdes juguetean con huevos ovalados.

Después de las tablas de la semana anterior en el Festival Añejo de la Cueva del Dragón, los saurios horripendos de Soto querían cobrarse la piel escamosa de los dragones más vejestorios, para alimentar con su sangre a sus retoños. Pero los Old Dragons venden caras sus preciadas escamas.

Se pactaron tres partes de 20 minutos con reglas de veteranos. Arbitró un chaval de Soto, Daniel Pérez, que lo pasó mal por las reiteradas indisciplinas en los rucks y los excesos dialécticos (estilo verdulera choni poligonera) de los vejestorios de ambos equipos.

Harto de tanto viejo gaga con alzeimer, pues todos parecían haber olvidado las reglas del rugby, continuó arbitrando en la segunda parte con la promesa de los capitanes de que habría más disciplina. Pero lejos de mejorar el clima, se recrudeció la algarabía, la dialéctica de lógica tarada y los conatos de reyerta. Así las cosas, en la tercera parte, pitó Porras.

La consigna de Paco fue salir a tope desde el principio placando duro e intentar no entrar en el juego de delantera de los saurios. Abrir balones y presionar en defensa la línea de los sotorrealeños.

1ª Parte. Jota cogió su fusil.

Saque de centro de Añejos. El balón es muy profundo. Los de Soto tiene dificultades para controlarlo, y el balón termina en touch cerca de la 22 de los saurios. Saca la touch Jota. La delantera añeja controla el balón y forma un moul. Jota llega para coger el balón como último hombre del moul…Y aquí comienza la balada de Jota: la triste historia de su partido más épico (y más corto). Jota levantó la cabeza y vio la línea del frente a su derecha. Saurios y dragones perfectamente alineados, listos para cargar unos contra otros. Y por el cerrado…nadie.

A Jota se le fue la pinza. En su cabeza atronaba una corneta tocando carga de caballería. Salió por el cerrado sorprendiendo a los saurios y, sobre todo, a los dragones. El ala contrario, sólo ante el peligro, comenzó a maniobrar para interceptar a ese pirado que cargaba en solitario.

Jota era consciente de que no tenía a quien pasar ni apoyo, por lo que decidió chocar contra el ala, pisotearle, pasar por encima y ensayar. De hecho, estaba en ello, (en lo de pasar por encima del ala), cuando fue alcanzado en la rodilla (el interceptor dice que no sabe si fue su rodilla o su cabeza). Al notar el crujido en la rodilla, ¡adiós gloria!, a tan escasos metros del ensayo… Jota cayó como un héroe. Fueron dos épicos minutos en el campo. Que injusta es la historia de los caídos; los cabrones de los de Soto le dijeron: ¿cómo es que te has lesionado? ¡Si tú no has jugado!

La primera parte fue claramente de los dragones. Los sotosaurios prácticamente no salieron de su campo. De hecho el juego continuó en la 22 sauria durante diez minutos. Tras varias fases, Gabi, en el papel estelar de medio melé, hizo dos fases negras y luego abrió a la línea. Ñigo le dio el balón a Paco, y éste, a Pedro Andresen, que entró rompiendo por el intervalo. Ensayo de Andresen. 0-1.

Se reinició el juego, los All Dragons subieron rápido a presionar al receptor, con lo que el juego se mantuvo en el campo de los de Soto.

En cuanto cometieron avant, los dragones dispusieron de una melé centrada cerca de la 22 de los sotosaurios. Gabi sacó el oval limpio a Ñigo, que hizo una cruz falsa con Paco, abriéndole el cuero a Pedro Andrese, que fijo y pasó a Uru. Éste, al intentar penetrar por el intervalo, se llevó a los dos defensores (al segundo centro y al ala). Uru dio un pase perfecto a Caturla que sin nadie delante corrió pegado a la cal para ensayar. Fue el ensayo más bonito del partido. Ensayo de Caturla. 0-2.

2ª Parte. El golpe con dos dedos de Kun-Fu Panda.

Los saurios horrendos salieron en la segunda parte con la consigna de hacer juego de delantera para hacer valer sus kilos. Empezaron a hacer cargas de gordos para avanzar metro a metro. Así lograron plantarse en la 22 añeja con golpe a favor. Cargó Dani Villegas que fue parado a dos metros de ensayo. Nuevo golpe por fuera de juego. En esta ocasión cargó el plantígrado más gordo del reino de los saurios. Los delanteros añejos salieron desde detrás de la línea para interceptarlo. Entre Marabunta y Candyman lo pararon en seco. El saurio rebotó como si hubiera chocado contra una pared. Nuevo golpe por fuera de juego. En esta ocasión Dani Villegas entró de señuelo por el abierto, donde nuestros delanteros construían a toda prisa un muro defensivo, pero abrieron el balón al cerrado donde había menos defensores. El saurio receptor del balón se llevó a los dragones que salieron a defender y dio un pase a Calamar que ensayó. 1-2.

Al reiniciar el juego los saurios no patearon en defensa y jugaron a la mano desde su zaga, pero al final el melón se les cayó, por lo que se volvió a jugar en el campo sotorrealeño.

El partido entró en una fase confusa; tabernaria. Los sotosaurios jugaban delantera una y otra vez. Las indisciplinas eran reiteradas (contrarucks, las manos en el ruck y juego subterráneo); por lo que comenzaron las porfías. Los capitanes y el árbitro intentaron reconducir la situación haciendo hincapié en que en veteranos no se puede contrarruckear (¿o sería contrarruquear?).

Pero en el siguiente ruck volvió a haber intercambio de pareceres y, a continuación, Uru limpió un ruck negro, se quitó de encima un sotosaurio que contrarruckeaba y al siguiente saurio que se acercaba lo mantuvo a distancia con el golpe con dos dedos de Kun-Fu Panda. Fue una escena digna de Jurasic Park: Uru manteniendo a raya a un escalofriante sotosaurio con el golpe secreto del dragón. El Señor Miyagui estaría orgulloso de la forma de pulir cera del Uru. Pero el golpe del dragón de Kun-Fu Panda produjo una pandemia devastadora de cable pelado.

Los saurios argumentaban que pulir cera debía ser sancionado como agresión mientras que Uru desquiciado alegaba que puesto que no se podía contrarruckear tenía derecho a protegerse si entraban saurios en el ruck negro.

En la cabeza de Uru se organizó una fiesta sorpresa: chispas, luces de neón, humo, El Fari cantando “el hombre blandengue”, negros caribeños con maracas, una chicharra tocando el violonchelo…

No había forma de sacar al uruguayo del campo. John Ka Mate recurrió a la jipiterapia. Le dio un abrazo, y el saurio neozelandés amansó al dragón.

Se dio por terminado el segundo tiempo tras un conato de dar por concluido el encuentro.

3ª Parte. Patear es de maricas.

Se reanudó el partido bajo la dirección de Porras, que marcaba balón verde o negro en los rucks.

Cada equipo intentó hacer su juego. Los dragones voladores; abrir el oval rápido y buscar espacios, mientras que los saurios intentaron cargas de delantera para avanzar metro a metro. Los sotosaurios, viendo que no salían de su campo, también intentaron abrir algún balón a su línea pero las aperturas de balón eran muy altas y lentas con lo que daba tiempo a los dragones a subir en defensa.

Los que pensábamos que no se podía sacar la touch peor que Santi, hemos descubierto que sí que se puede. Ayerdi, sintiendo la soledad del lanzador de touch, sacó parciales las dos primeras, con recochineo “a una mano” (y parcial) la tercera, y tipo a los bolos, rodando por el suelo, la cuarta. (Porras pitó touch o melé para Soto, por no llegar a 5 la touch; eligieron melé). Ni que decir tiene, que Mito salió al campo a sacar las touch.

Por los sotosaurios entró en el campo de ala, Marta; sotosauria de velocidad vertiginosa a la que tenía que contrarrestar Borrascas. A los efectos del juego, se le aplicaron las reglas del pantalón rojo.

Y pronto se produjo la ocasión de contemplar el duelo de Marta contra Borrascas. Borrascas relanzó el juego y entró en la 22 de Soto con la intención de ensayar, pero Marta hizo un tocado.

Se reinició el juego donde se produjo el tocado y los dragones dispusieron de una melé a cinco metros de ensayo. Gabi salió por el abierto y, tras hacerle un hand off Dani Villegas y recolocarle todos los dientes, posó el oval. Ensayo de Gabi. 1-3.

Después, en un momento de apuro en el que los dragones presionaron a los sotorrealeños, encerrándolos en su 22, los saurios patearon el balón en defensa, mandándolo al campo de añejos. Borrascas corrió como gacela sedienta a por el balón, lo recogió en 22 y encaró a los tres contrarios que subían a por él.

Toda la banda gritaba ¡patear es de maricas! El fantasma de Nosferatu intento persuadir a Borrascas: amaga la patada para quitarte al que llega primero y luego te juegas un autopase frente a los otros dos, seguro que te pillan; pero lo que nos vamos a reir… ¡que te crees tú eso! Borrascas pateó en defensa mandando el balón a touch en el centro del campo. Vuelve la sensatez a la defensa de los dragones. Los hardcoretas antipateo gritaban ¡Borrascas Marica!

Después Marta se escapó pegada a la cal superando por piernas a la defensa. (Yo desde la banda lo vi todo con claridad, con efecto cámara lenta). Marta corría por la banda. Dani barrió hacia la touch quitándole espacio. Mientras corría a Dani se le encendió una bombilla, ¡no podía placar! Así, en el momento en que se cruzaron, Dani alargó una de sus muchas largas extremidades e hizo un tocado.

Se hizo el silencio en el campo; ¿Fue placaje alto?

Los sotosaurios tuvieron una última oportunidad de acortar el marcador con un balón suelto que llegó a la 22 de añejos. Uru y Gabi posaron juntos. (Uru casi le arrancó el brazo a Gabi.)

El marcador ya no se movió. 1-3. Final del partido.

Mención especial a Vicente Candyman que salió más golpeado que un melocotón caído del camión. Le atendieron en la banda en tres ocasiones.

En el tercer tiempo sotosaurios y dragones volvimos a rozar nuestras escamas ronroneando. La plaga de cable pelado quedó en el olvido y volvió a imperar la ancestral alianza escamosa de saurios y draculines.

Agradecemos a los Sotosaurios, una vez más, que nos hayan invitado a participar en la fiesta de Soto del Real Rugby Club y a un gran tercer tiempo.

Mucho rugby.

Jota.

También te puede interesar...

facebook_1528096181676

I. Festival de Veteranos – Crónica

Queridos lectores, El pasado sábado 2 de Junio se disfrutó en las instalaciones del Hortal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *