Rugby en un lugar de la mancha: Sancho Panza-Añejos

Sanchopanza

RUGBY EN UN LUGAR DE LA MANCHA.

Partido de rugby veterano entre Sancho Panza (veteranos de Quijote Rugby) y Añejos XV Hortaleza.

Campo de Yuncos (Toledo), sábado 19 de mayo de 2018.

Sancho Panza 0- Añejos XV Hortaleza 7.

En un lugar de La Mancha cabe el chatarral de La Torre, pasadas nueve leguas por el camino de la Corte, detuvo su rocín Don Quijote y comenzó a dar grandes voces, diciendo:

¿No ves amigo Sancho, allá en la llanada, un desaforado ejército de gigantes en campal batalla con enanitos de colores?

¿Qué gigantes? ¿Qué enanos? Dijo Sancho Panza.

Aquellos descomunales gigantes que allí veis persiguiendo un ejército de gnomos canosos, que deben estar hechizados, porque visten a la manera de los estudiantes tunos pero escapan como centellas. Respondió su amo.

Mire vuestra merced, respondió Sancho, que aquellos que allí se aparecen no son gigantes sino caterva de rústicos de mi pueblo, para más señas; Yuncos, aquejados de una dolencia, venida de Inglaterra, que seca el seso. El cura, que ha estudiado en Salamanca, dice que ese mal tiene por nombre rugbi, y causa estragos en el hemisferio Austral, donde sólo se conocen dos enfermedades: la verborrea y el rugbi.

Después de misa, todo el pueblo holgase, viéndoles pelear por una vejiga hinchada, como si de faltriquera rebosante de oro se tratase y tanto se regocija el alcalde con ello, que les ha dejado una era, con sus buenas 100 varas castellanas, para que aventen allá sus querellas por aquel miserable pellejo. ¡Hasta de la Corte de Su Majestad vienen a ver sus esfuerzos por llevar el cuero al final del lado opuesto de la era, muy celosos de que ningún otro lo toque! Veo allá a (1) Jódar, (2) Poblador, (3) Miguel Chispa, (4) Cabanillas, (5) Guisendo, (6) Marcos, (7) Álvaro, (8) Manu, (9) Alfon, (10) Martí, (11) Kike, (12) Ector, (13) Jos, (14) Miguel, (15) Piri, (16) Horacio, (17) juanes y (18) Cartucho; todos ellos vecinos de juicio evaporado junto a algunos indianos australes enajenados.

Bien parece amigo Sancho, respondió Don Quijote, que no estás cursado en esto de las aventuras; pues aquellos son los enanos de colores, pintados de ala de cuervo por el mago Adidas, que han venido a forzar a las Ninfas del Henares y causar mil estragos, entuertos y desaguisados.

Diciendo esto Don Quijote picó espuelas a su caballo Rocinante, incumpliendo todas las leyes de bienestar animal, y acometió dando muy altas voces:

¡Non fuyades, gaznápiros, cobardes, machirulos…!

¿Machirulos?

A Crespo se le estaba pasando el efecto de la anestesia. Salió del ensueño cervantino para ver como el cirujano cortaba el hilo con el que le cosía el labio.

¡…y catorce! ¡Listo!

Nuestro jugador más vintage recibió una coz fortuita en la cara durante los primeros minutos del partido. Como resultado: el labio partido y catorce puntos de sutura. Ayerdi y Batuta se lo llevaron al hospital. Todos los añejos le deseamos una pronta recuperación.

(Espero que no se haya extraviado la bolsa deportiva vintage de Crespo porque el Museo de Ropa Deportiva de Yokohama paga un cerro de yenes por ella).

Aprovechamos este foro para desmentir las fake news que, maliciosamente, insinúa que el disfraz de Crespo ensangrentado ha desbancado al de Hanibal Lecter en el mercado japonés. Muy al contrario, el disfraz Crespo Rugbier Clasic (sin sangre) es el que hace furor en Japón. Cientos de estudiantes japoneses disfrazados de Crespo pasean a diario en Tokio entre las colegialas de uniforme y las lolitas con tutú rosa.

El caso es que treinta añejos nos dimos cita en Yuncos (Toledo) para jugar al rugby con los Sancho Panza: Villegas, Vicente Candyman, Papi, Juan, Santi Abuelito, Mito, Quesito, Philip, Caturla, Batuta, Crespo, Paco, Pedro Maño, Ayerdi, Dani, Uru, Gerión, Andresen, Marabunta, Asterix, Marcos, Jota, Geppeto, Rafa, Jerom, Jotajota, David, Begines, Borrascas y como invitado estelar el gran Victor Arquitectura. Incluso algún dragoncillo y alguna Kalesi se vino a vernos. Los eco-party friendly nos desplazamos en Cubobus.

Se jugaron dos tiempos de treinta minutos con reglas de veteranos. Los dragones del Hortal, que estábamos sobrados de jugadores, cambiábamos de equipo cada 15 minutos. Arbitró Manolas Villegasçu en la primera parte y Borrasças Çiçlonesçu (también de la Federación Rumana) en la segunda parte. Se comenta que los dos referes estuvieron igual de mal, con una parcialidad manifiesta a favor de los manchegos. Pero, en declaraciones postpartido a la prensa deportiva, los colegiados alegan que aplicaron nuevas reglas experimentales para favorecer el espectáculo.

Los veteranos de Quijote Rugby son un equipo en construcción (como Sancho Panza sólo llevan un año); están cortos de efectivos y abundantes de kilos. Lo de los kilos se puede entender, pero lo de que les falte gente es incomprensible a la vista del espectacular bar con terraza que tienen en el campo y el pedazo de parrillada argentina que hacen allá. El caso es que sólo tenían tres cambios (incluido su entrenador Martí). Además, debutaron dos jugadores; los hermanos Poblador, que nunca habían jugado al rugby. En el tercer tiempo se ofició el bautismo en la ceremonia “Aquenotequitaseso”. Ya sabéis: ingesta de alcohol, aspersiones de cerveza, nudismo, cánticos, correr en pelotas,…, damos la bienvenida a dos nuevos rugbiers. ¡Que sea la primera de muchas tardes de rugby!

La consigna de Quesito era salir, como en el último partido en Valencia (contra Rugby Valencia Tecnidex), desde el primer minuto a por el partido placando abajo a todo gordo que intentara rebasar nuestra defensa.

Ejerció de delegado y entrenador Geppeto.

Al lío. Saque de centro de los Sanchos que sale directamente fuera. Melé en medio del campo.

Tras varios relanzamientos del juego en delantera los Sotosaurios llevaron el oval dentro de la línea de 22 del Olímpico. Se formó un ruck a la derecha (del ataque de los Saurios de Soto) a dos metros de la línea de touch y veinte de ensayo. Los olímpicos desplegaron su defensa hacia la izquierda en previsión de una apertura a la línea. Mito que llegaba tarde al apoyo en el ruck levantó el balón, amagó un pase al apertura y se lanzó por el cerrado corriendo pegado a la cal encarando al ala cerrado olímpico que, al no reaccionar a tiempo, pifió el placaje. En ese momento el tiempo transcurrió a cámara lenta mientras sonaba la banda sonora de Carros de Fuego. Todo el Milenium de Soto, en pie, gritaba; ¡Corre! ¡Corre! ¡Tírate! Mito, como un purasangre devoraba los metros que le separaban de la línea de meta; diez metros, cinco metros, dos…y, finalmente, con pirueta triunfal se tiró en plancha más allá de la línea de marca. ¡Ensayo! (Contenido patrocinado por Mito. La verdad es que no recuerdo nada de eso. Creo que Mito se equivoca de partido.)

En la salida de la primera melé ya se vio que nuestra superioridad en la línea era abrumadora. Los manchegos eran mucho más lentos que los dragones voladores. Pero como nuestros tres cuartos tenían las manitas frías, al segundo o tercer pase, se les caía el balón. Eso les permitió a los Panzudos recuperar varias veces el oval y concentrar el juego en delantera.

Los de la comarca de la Sagra tenían las ideas claras. Hicieron lo que tenían entrenado; percutir en delantera una y otra vez (entrando en negro, limpiando con dos el ruck y volviendo a jugar en negro). Así consiguieron acumular muchas fases seguidas mientras nosotros nos desgastábamos en defensa placando. Por eso, los primeros minutos del partido estuvieron sorprendentemente igualados.

Pero los manchegos tenían problemas cuando abrían el balón a la línea. Perdían terreno cada vez que el oval iba al apertura y muchos pases en su línea eran auténticas pedradas. Eso nos permitía jugar cómodos en su campo.

Después de varios minutos de intensa defensa por parte de los delanteros Old Dragons frente a las acometidas de los manchegos gordacos, recuperamos el balón. Se produjo un ruck en medio del campo. Quesito abrió el balón a Marcos, y Marcos habilitó a Uru, que rompió la defensa manchega. En cinco metros Uru le dio el último pase a Asterix, que ensaya junto al banderín. Ensayo de Asterix. 0-1.

A los quince minutos realizamos un cambio masivo de jugadores.

Nosotros, haciendo bueno el dicho de “donde fueres haz lo que vieres”, no sé por qué, nos pusimos a jugar un montón de negros en delantera, cuando era evidente que con un negro bastaba para dejar atrás a la delantera manchega y que todo balón que agotara la línea era ensayo seguro.

Santi me ha insistido, por escrito, en que haga mención del pase “de amigo” que le dio Quesito frente al Orco más grande de Yuncos (supongo que habla de Cabanillas; el 4 de la selección de Mordor). Como no tengo más datos, lo dejo caer por aquí.

A todo esto después de una salida de melé, el oval recorrió toda la línea y llego a Gabi, que ensaya. 0-2.

Hacia el final del primer periodo los yunquerinos tuvieron su mejor oportunidad de ensayo de todo el partido. Un quijote consiguió zafarse de su marca y superar a nuestra defensa corriendo por el centro del campo con un apoyo, perseguidos por furiosos dragones burlados. Antes de ser cazado, el manchego en fuga, dio un pase, en pedrada parabólica, a su apoyo. El citado apoyo, consiguió tocar el oval con la punta de los dedos hacia delante mientras era placado in extremis por Jotajota. Avant. Melé para los de la Cueva del Dragón.

Fin de la primera parte.

Los manchegos habían aguantado bien la primera parte pese a no tener más que dos cambios.

En la segunda parte los Viejas Hortalizas salimos con nuestro equipo inicial descansado. Así que la cosa cambió completamente. A los Sancho Panzas les empezaban a pesar las botas, lo que nos permitió jugar con más espacio.

Pronto llegó el ensayo; Villegas hace una doble cruz falsa, primero con Paco y luego con Rafa, pasándole el cuero a Gabi, que fue parado por la defensa dentro de 22 (escorado a la derecha). Villegas relanza el juego por el interior pasando el oval a Jota. A Jota le placó un defensor frente a palos, pero desde el suelo le dio tiempo a darle el balón (off load) a Rafa, que llegaba en apoyo. Rafa superó por velocidad a la línea de defensa. Ensayo de Rafa junto a palos. 0-3.

Los datos recabados por nuestro enviado especial en el Campo de Yuncos del siguiente ensayo son los que se citan a continuación: Gabi rompe la defensa y Uru ensaya. 0-4. (Parece imposible. Parece, incluso, una falta de respeto. Uru no ha metido un ensayo tan lacónico en su vida.)

Ya sabéis que, para Quesito, patear es de maricas, y abrirla todo el rato, también. Así que no hay partido en el que Quesito no haga gala de su masculinidad con una salida de melé. En esta ocasión; la melé a favor estaba cerca de la 22 manchega, Quesito, en lugar de dar un pase al 8 por el interior, abrió el oval hacia el abierto; formándose un ruck esquinado muy cerca de marca y a dos metros de la touch. Quesito levantó el balón, se dispone a abrir el cuero cuando se le encienden todos los pilotos rojos en el cerebro; abrir es, sin duda, de maricas. No puede ser. Amaga el pase y entra con el oval por el interior con apoyo de Begines. Pase y ensayo de Begines. 0-5.

Consecuencia de la velocidad de nuestra línea el balón llegó nuevamente a la 22 de los de Quijote, bastante centrado. Mientras los cervantinos se recolocaban en defensa, Villegas (en lugar de continuar abriendo el oval en el sentido del juego) al ver por el cerrado a Jota con dos apoyos a su derecha cambió el sentido del juego y lanzó un misil de trayectoria plana que voló 15 metros hasta las manos de Jota, que enfiló la línea de ensayo. A 5 metros de marca Jota fijó al último defensor y le pasó el oval en corto a Marabunta. Ensayo de Marabunta. 0-6.

En los saques de centro subíamos a presionar al punto de caída del balón con lo que los manchegos se veían obligados a jugar muy atrás en su campo. Jotajota estuvo a punto de cazar un saque de centro con un salto espectacular, lástima que cometiera avant.

Así las cosas, nuevo cambio masivo de los Añejos.

El partido volvió a una fase de igualdad, en parte porque en el lado yunquerita Martín (el entrenador argentino) entró de apertura, con lo que el juego en línea manchego mejoró, mientras que los dragones de Hortaleza se dieron al juego individual y anárquico.

David se recorrió el campo de lado, sin avanzar ni un metro, buscando un hueco que no existía.

Dani desplegó su poderosa zancada de garza para irse de la defensa, pero como es de los que piensan que ir al suelo es de maricas, fue invitado a salir del campo por los manchegos.

Santi se cubrió de gloria sacando las touch. Santi está mal calibrado de fábrica; los saques le salen un metro a la derecha. Tanto es así, que el público le gritaba que se la lanzara a los Sanchos, y así sería lanzamiento imparcial.

(Como inciso, he de decir que tenemos que ampliar la nómina de lanzadores de touch, porque desde que Juampa ejerce de hombre blandengue, no tenemos muchos lanzadores. Una buena solución es limpiarle la mirilla a Santi.)

La mejor oportunidad de ensayo de la segunda parte fue un balón que llegó al ala (no recuerdo cómo, lo siento). Caturla se jugó el uno contra uno con el ala contrario cerca del banderín. El defensor manchego aguantó muy bien a Caturla, cerrándole el paso, placándole a dos metros de ensayo. A Caturla se le cayó el balón en el placaje. Melé para los yunqueños.

Al final del partido, Candyman hizo una de sus especialidades, robó una touch contraria lanzada a la corta y se fugó, como lobo, a por las ovejas del aprisco. Vicente también es de los que piensan que tirarse al suelo para que sus compañeros limpien el ruck es de maricas, así que se mantuvo de pie mientras que los celosos guardianes del aprisco le sacaron del campo en la 22 manchega.

Parecía que no se iba a mover el marcador, pero en la touch que siguió a la jugada de Candyman, Dani rebañó el balón de la touch yunquera. Se formó un ruck muy esquinado. Gerión cogió el oval y con un salto de capoeira, muy muy difícil (de cinturón negro, diría yo), se saltó a todos los defensores por el lado cerrado y le dio un pase ganador a Pedro, que le apoyaba. Ensayo de Pedro. 0-7 Final.

El tercer tiempo fue estupendo. Nos pusimos ciegos de choripán y carnaca a la brasa. Todo ello regado con cerveza. y bálsamo de Fierabrás.

Agradecemos a los Sancho Panza de Quijote Rugby su hospitalidad. Fue una tarde de rugby estupenda. Sólo lamentamos el percance de Crespo.

Los viejos dragones entonamos nuestros famosos cánticos hasta que nos vimos obligados a trasladar el jolgorio al partybus. Corto se nos hizo el trayecto.

En el Hortal Jerome descubrió que la bici que había guardado en el bus no estaba. ¿Es posible? Pues sí. Resultó que el bus de la ida no era el mismo que el de la vuelta. Par agravar las cosas, la bici era de su mujer…

La fiesta continuó cerca de la Cueva del Dragón. Que sepáis que hay quien piensa que el gin tonic rosa con frutos del bosque es una mariconada.

Muchas cosas se han quedado en el tintero, pero de alguna forma hay que terminar; vale.

Mucho rugby.

Jota

También te puede interesar...

20180616_201857

Crónicas desde Pandora

Prolegómenos El sábado 14 de Junio amaneció despejado, vaticinio de un día extraordinariamente soleado. Un …

2 comentarios

  1. Gracias por la tarde que pasamos, realmente, estuvimos igualados mientras el físico nos aguanto . Pero es que vuestro banquillo no tenía fin y el nuestro apenas comienzo jajajajaja. Reitero mi agradecimiento por la tarde que pasamos. En Yuncos tenéis vuestra casa .

  2. Antonio guisado

    Grandes la gente de Hortaleza
    Hay que repetir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *