Un buen día para jugar al rugby

Los miembros de la COSEMOS, hemos tomado al asalto el centro de redacción de los plumillas Añejos (la casa de Borrascas) y nos hacemos cargo de esta crónica. Para el que no se haya enterado somos el Comite Secreto de Motes, los cuales creemos que deben ser algo inherente al jugador de rugby. Los compañeros de Rugby Fuencarral, entenderán por lo tanto, que tomemos esta licencia con ellos y su gentilicio, el cual después de una serie de propuestas y
votaciones, todavía no tenemos claro cual es.

Vaaaamos con la MOcrónicaTE:

Ya llevamos tiempo queriendo jugar contra el Rugby Fuencarral, un equipo que nació en marzo de 2018 ¡¡Feliz cumpleaños!!, con jugadores provenientes de distintos equipos y lugares y que
ahora tienen como denominador común la zona norte de la Villa de Madrid, así que como nosotros, tienen el nombre de su distrito y de apellidos todos sus barrios: Fuencarral, Begoña, El Pilar, El Pardo, El Goloso, Las Tablas, etc. Por ahora solo tiene equipo de veteranos, así que es un equipo que lo tienen claro, juegan para pasarlo bien y divertirse.

Nos retaron en noviembre, en enero y al final se ha podido materializar este pasado sábado y por supuesto fue un gran partido. Aunque jugamos en el Hortal, la invitación partía de ellos así
que Rugby Fuencarral jugaban en casa. Esperemos que pronto les terminen el campo y podamos ir a jugar al norte de Madrid, dicen que se ve la Sierra y refresca y además, podrá ir Moja con su 205 antediluviano, sin ponerle pegatinas.

El XV Añejo, como ya sabréis por nuestras crónicas, somos muy de discutirlo todo y antes de llegar al partido, ya habíamos oído veinte versiones distintas de cómo era este equipo y de cómo jugarles:
-Que son muy jóvenes, pues juguemos con delantera.
-Que son muy gordos, pues juguemos a la línea.
-Que son muy correosos, pues soltemos a Manitas ¿Le pondrá Porras? Que le va a poner…
-Son muchos ¿Tendremos gente suficiente?
-Nosotros somos muchos ¿Nos liaremos con tanto cambio?
-Etc

Así que desde nuestro anterior partido, llevamos haciendo cábalas de cómo jugar contra los veteranos fuencarralillenses y la solución la tenía Porras: jueguen como jueguen, nosotros haremos nuestro partido e intentaremos nuestro temido rugby-champagne.

Y llegó las 16 horas del sábado, hora de nuestra concentración en el vestuario y allí nos juntamos toda la banda: Candyman, Maño, Tortuguita, Clinton, Marabunta, Villeguitas, Gerión, Patas, Cruzcampo, Renacido, Manitas, Portuguesiño, Boy, Uru, Jackson Fire, Mr. Burns, Tasman, Moja, Feliz, Cacas, Little John, Wally, Juez, Mapache, Brasas, Peti, Patrono, Ausente y el grupo de tullidos animosos: Ñigo, Juancho, Metroymedio (anteriormente conocido como 1’68 pero dice que quiere medidas justas nada de pizquitas, así que era eso o doscientos centímetros), Diablo, JJ y Mito.

Sí repasan la lista, verá que falta un nombre… ¿Dónde hostias está Porras? Efectivamente nuestro querido entrenador no puede venir y ha mandado la alineación por telegrama. En un primer momento se pensó que pudo haber sido una maniobra de Manitas para que pudiera jugar.

En veteranos, los saque de touch son bastante rifa, al no alzar, dependemos de nuestro salto e ingenio, así que estos saques, unas veces para nosotros y otras veces para ellos.

Los fuencarricaleñeros, efectivamente eran jóvenes (su media de edad está más cerca de 40 años que de 50) y no tan gordos como pensábamos, así que corrían y eran ágiles. Al principio, un toma y daca en delanteras e intento de juego a la mano en ambos equipos, pero siempre algo ocurría, normalmente algún ovalado caído y eso paraba un poco el juego pero en una salida de ruck se hizo el pase completo y llegó el balón a Portuguesiño que hizo una tremenda carrera desde la línea de 40 de nuestro campo hasta entrar en la 22 de ellos y en diagonal, buscando el banderín. Ningún fuencarraeleño le pudo alcanzar y desde la banda se le gritaba “¡EL PASE! ¡EL PASE!”

De ellos no pero de los nuestros solo pudo llegar uno, él: Jackson Fire. Se puso casi a su altura, ya en 22, Portuguesiño extenuado le paso el ovalado y… uruguayada; se escurrió de sus manos y la pelota al suelo. Y ahí empezamos a ver cual sería nuestro mal en toda
la primera parte: el ansia. Tuvimos unas cuantas jugadas tanto de delanteros como de Tres/Cuartos que nos llevaron a su línea de 5 metros y por ansia, perdimos las pelotas y creo recordar que en todos los casos nos pitaron avant. Esto también propició una de las jugadas más repetidas del partido, los fuencarreacenses, no les gusta tirar el balón de patada a la touch, evitando esa rifa, por que la tiran para continuar el juego al interior pero nuestra línea de Tres/Cuartos estaba muy fina pillándolas al vuelo, así Feliz se hizo con unos cuantos balones al igual que el Uru y Jackson Fire que en una de esas patada a seguir, la cogió en el centro de campo y después de tres intento de placaje, fue sacado del campo, sobre la línea de 22. Esta
touch, produjo un mol con Patas de pivote, el empuje de Añejos y el buen movimiento de estos, les llevó hasta la línea de marca y cuando Villeguitas salió del mol para ensayar, “misteriosamente” se trabó y cayó él y el balón al suelo y nuevo avant a favor de los fuencarricenses.

El sol también jugó en esta primera parte, al caer bastante plano en el horizonte afectaba a los ojos de la línea, que hizo que por ejemplo Manitas, no viera a compañeros cercanos y decidiera comerse el oval el mismo en muchos lances del juego. Que gracia y donaire tiene este
muchachos, no se como Porras no le pone de indiscutible… Un par de jugadas más, como una escapada de Felíz hasta 22 y la primera parte, termina con 0-0.

Habíamos abierto bien a la línea, pocas jugadas de delantera en partes del campo que no teníamos que luchar y sí en su línea de 22 llevándolos de un lado a otro del campo pero no materializamos. Funcarrillanos hacían su juego muy similar al nuestro, buscando las alas en un principio para luego entrar de delantera pero nuestros gordos Añejos estaban muy concentrados y perdonaron poco, el que pasaba cerca era bien placado y pocas veces se metieron en nuestra
22.

Estábamos organizados, fuertes y con ganas, pero no ensayamos. En el corrillo del descanso, se dijo bien claro: tranquilidad y concentración en los pases finales, comeros los balones y no los paseis al tuntún y por supuesto, hacer caso al árbitro que nos metemos en los ruck a lo tonto y nos pitan golpes innecesarios.
Empezamos la segunda parte y continuamos el juego como en la anterior, con un pin pan entre los dos equipos, hasta que en una jugada de Cruzcampo, se escapa y entra en 22, es placado y Peti rápidamente saca el ruck, a Brasas que hace amago de pase a Patrono que va en su ala llevándose este al contrario con él y quedando todo el campo libre para que en una carrera de 15 metros, Brasas ensaye a placer: 0 – 1.

Continúa el partido y seguimos haciendo una gran versión de nuestro rugby-champagne. Fuencarral usa su patada en 22 y Añejos recupera. En una de esas fases del juego, en su misma línea de 5 metros, ya no estamos ansiosos, y aguantamos el balón y hacemos buenas percusiones, con Marabunta, Tasman, Maño, Cacas y Littel John desatados. En uno de esos ruck, se abre a la línea y al llegar a Cruzcampo, ve el hueco y pasa por debajo de los palos para ensayar. 0 – 2

Los muchachos fuencarrealinos, ven que los enanitos de colores saben moverse tanto en la línea como en la delantera, así que intentan jugar más lento, más gordos pero en el medio del campo, se hace un placaje quedando el balón suelto que es recogido por Jackson Fire y échale un galgo o dos, carrera vertiginosa que le hace entrar en 22. Le acompaña por su izquierda Boy, que recibe el pase obligatorio y su primers ensayo rugbístico añejil: 0 – 3.

Fuencarral sigue con su juego de delantera, al ver que la línea no les funciona como ellos quisieran y poco a poco se meten en nuestra 22. Aprovechan bien las ventajas, seguimos haciendo muchos golpes de castigo con fuera de juegos y manos en los rucks. Mele a su favor en 10 metros, salen por el cerrado y Patrono hace un gran placaje, rucks
nuevamente y los gordos fuencarroteños lo tienen claro: no se van sin ensayo. Percuten y percuten y Añejos placan y placan, hasta que les consiguen echar por la banda a escasos 10 cm del banderín de la línea de marca. Costo muchas cervezas explicar a su pilier que posó fuera y por eso no dio ensayo en la jugada. Pero tenían ventaja de un fuera de juego nuestro, lo sacaron y estaban más dispuestos ellos a entrar que nosotros a parar, así que entraron y posaron a escasos centímetros de la línea: 1 – 3.

Era última jugada, fin de partido… de partidazo.

Cosas a destacar de el partido:

Nuestro querido Ñigo haciendo de Porras, continuaba con cambios dinámicos y curiosos.

Tanto Manitas como Portuguesiño, no podían jugar la segunda parte del partido y la línea de Tres/Cuartos al verse mermada, utilizó a Brasas y a Villeguitas como dos centros para que la
línea pudiera descansar. Era curiosa ver esa línea atacante.

Nuestros añejos seniors, cada vez más cerca de volver al redil de donde deben jugar, tanto Juez, como Tasman, Mapache y Brasas hicieron un partidazo y bastante alegre, han prometido repetir pronto y ya se están apuntando en Lista de Jugadores a todos los eventos. Tasman de talona tiene que apuntar mejor en los saques de touch pero eso es otra historia..

Cacas ya se ha estrenado con Añejos, pensaba que jugábamos light pero creo que recibió y repartió y se lo paso bien, tanto que quiere repetir pronto. También destacamos su curiosopeinado…

Boy hizo su primer ensayo, felicidades. A que nooooooo, te quitas eso…

Hubo una gran escapada del Uru por la banda derecha, que terminó en un placaje alto debidamente pitado pero todos temimos por un momento que el bucal-ninja volvería a volar.

La nota triste de la jornada fue el compañero de Fuencarral que se partió la clavícula y estará una temporada de baja, esperemos que la recuperación sea ligera y rápida. También esperamos que su mujer comprenda que estará una temporada en casa y dispuesto a ir a todos los cumpleaños de sobrinos.

En los Añejos, solo destacamos el ojo de Marabunta anda un poquito alborotado. Mr. Burns jugo y el hombro fenomenal según le vimos percutir. Se le dio un pantalón rojo por si quería jugar con él… no podemos reproducir su mirada asesina.

Candyman en este partido no se ha hecho nada, ni rasguño. Curioso…

Hubo foto de rigor de ambos equipos y cantamos el “Somos de Hortaleza” para todo el público asistente (igual llego a las 50 personas) incluidos nuestros ultra seguidores: Santa Carmen y la Familia Gómez-García. El Tercer Tiempo se celebró en un pub irlandés en Montecarmelo, sede de los fuencarralieños, con abundante cerveza y mucha comida y nos pusieron el rugby del VI Naciones. Se echó en falta a nuestro equipo de bardos y pegamos pocos cánticos pero los pegamos: Los Pilieres bailan.

Intercambio de regalos, muchos brebajes y mucho rugby en las charlas entre las que se comentó de una liga veterana de Madrid.

Gracias Rugby Fuencarral por la invitación y por el extraordinario partido jugado y ya sabemos cuando nos volvemos a ver: sois el primer equipo confirmado para el Festival Añejil de Primavera. Nos vemos en junio en el Hortal.

Y hasta aquí la crónica del partido por CO.SE.MOS. y gracias a todos los participantes en ella (por orden de aparición en la misma): El Ciclón del Hortal, Santiago, Pedro Pablo, Vicente, Pedro Miguel, David, Joseba, Jorge, Daniel, José Miguel, Daniel, Francisco, Marcos, Gabriel, Christian, David, Fernando Pablo, Jacson Denis, Santiago, Jaime, Pedro, Fernando, Juan, Jesús, Enrique, Andres, Roberto, Jesús Oscar, Jorge, Juan, José Ignacio, Juan Antonio, Rafael, Damien, José Javier, Juan de Pablo y Manuel.

Seguimos en la brecha y nos descansamos: ¡Ni un solo Añejo sin mote!

COSEMOS

También te puede interesar...

Las Dragonas S14 Y S16 crean un equipo “olímpico”

El pasado domingo siete dragonas sub 16 y sub 14 se juntaron para poder disputar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *