En autobús a Valladolid, de visita al VRAC

IMG-20170122-WA0048

JRÓNICA DEL TORNEO DE INVIERNO 21/01/2017 VALLADOLID.

Rugby Arroyo 4-Añejos XV Hortaleza 0, VRAC Quesos Entrepinares 10-Añejos XV Hortaleza 0

¡Rumbo a Valladolid!

Como siempre los formalitos, los empollones y los que van de repelente niño Vicente, van delante, junto al Hermano Pablo y detrás, todos los repetidores. Esa panda de descerebrados que te la lían parda en unmomento: Fernando el Cromos se ha traído esa baraja con mujeres desnudas tan guarra, Mito el Gafotas una botella de patxarán Zoco a la que toda la cuchipandi da lingotazos por turnos, Manolo el Aluminio,ese macarra con pendiente al que odian todos los curas, e Iñaqui el Ñigo, entonan cantigas irreverentes de escarnio y maldecir, y Manolo el Cubo, del que dicen las malas lenguas que ha estado interno con losjesuitas, ha traído una cajetilla de Celtas sin filtro que le ha mangado a su viejo.

Yo, para evitar problemas, me sitúo por el centro, no vaya a ser que por delante les dé por rezar el rosario o, a los tarados de atrás, por liar un cigarro o estallar un petardo. Vamos de camino a los campos de tierra a hacer deporte, pero no sé si el Hermano Pablo, el cura mallorquín al que tanto le gusta el deporte, habrá traído ese balón con forma de melón con el que tan bien nos lo pasamos la última vez, porque tanta rodilla desollada y tanta camiseta rota no gustó a algunas madres. Bueno, sinceramente; no le gustó a ninguna.

De todas formas se ve que el Hermano Pablo no pierde la esperanza porque nos han puesto un video con “las grandes jugadas de rugby de los últimos años”, ha dicho. En la pantalla hay un montón de tipos greñudos, con patillas, que corren a cojón salido y se dan cera con bastante mala hostia. No se entiende nada, pero mola un montón…

¡Venga chavales, a desayunar!

Despierto de mi ensueño en pleno altiplano castellano. Poco a poco, todos los añejos que nos hemos juramentado para jugar en Valladolid, vamos desperezándonos y bajando del autobús: Villegas el Gruñón, Ricardo el Legendario, Fernando, Philipe, Cubo, Mito, Paco, Rafa “Unosesentaynueve”, Papi, Marco Von Marcus, Asterix, Julien, David “el Dani”, Damién, Jota, Vicente, Ñigo, Julián, Porras, Borrascas, Juanpa, Ayerdi, Caturla y Ángel Mora.

Gonzalo el Quesito, pasa de confraternizar con la chusma y nos ha escoltado en su coche. Para que no se equivoque de bus le hemos puesto una bufanda del club en la parte de atrás para que siga el señuelo. También se han dado cita la Presidenta del Club de Admiradoras y Groopies de Añejos (en adelante CAyGA) Susana, dos groopies y media, Ana y María José, y los chavales de Julien que han venido a monitorizar arcano comportamiento de los Añejos.

El almuerzo tipo “cemento en las piernas” es una tradición de los viajes en autobús de los Añejos, en esta ocasión huevos fritos con bacón, patatas fritas y Cumbres de Gredos. Los chupitos, esta vez los perdonamos, porque la espeluznante visión de Philippe vomitando en el banderín en Zaragoza, oprime los corazones de los viejos dragones lilas. Con ocasión del cumpleaños de Ayerdi entonamos la canción de cumpleaños de los payasos de la tele, pistoletazo de salida para, ya en el autobús, ir calentando el ambiente y ensayando nuevo repertorio. En este caso, Ñigo micrófono en ristre, enfervorizando a toda la banda con “La Tía Micaela”.

Durante toda la semana se estuvo especulando sobre la longitud idónea de los tacos de aluminio para jugar con nieve, el número de camisetas térmicas necesarias para jugar en el helado páramo vallisoletano, o si sería necesario poner cadenas al autobús y empujarlo en plan melé para llegar a los campos de juego de Pepe Rojo en Renedo de Esgueva. Y aunque a todos nos hubiera gustado retozar en el barro, o hacer un muñeco de nieve, lo cierto es que en Pucela hacía un día como de otoño subtropical, algo fresquete y soleado; un día perfecto para jugar al rugby. El segundo campo del Pepe Rojo, perfecto para jugar.

Nuestro primer rival Rugby Arroyo, un club de un pueblo pegado a Valladolid, Arroyo de la Encomienda, al parecer, venían al torneo muy justos; con 15 jugadores. Gonzalo, nuestro hombre en Valladolid, experto en información y contraespionaje, antes del partido nos contó que era un rival asequible y el partido que había que ganar del torneo. Villegas apalabró partidos de dos partes de 20 minutos y un pase en 22 con el Arroyo y el árbitro. La botella de patxarán en el botiquín. Todo listo para el pitido inicial.

Desde el principio se vio que el Arroyo era un rival asequible, se les caían todos los balones, pero por desgracia a nosotros también. Aunque estábamos algo fríos y bajo la maldición del huevo frito, nosotros estábamos algo mejor posicionados en el campo, por lo que, aprovechando sus errores (pidiendo melé o sacando a touch), los fuimos encerrando en su campo. Las touch entrenadas el viernes dieron un excelente resultado, se ganaron prácticamente todas y David “el Dani” se reveló como un saltador excepcional. Bien dirigidos por Gonzalo que abrió a la línea, pero desgraciadamente el balón se acababa cayendo con lo que no se tradujo en puntos el dominio. Final de la primera parte. Cero a cero.

En la segunda parte se presentó un Arroyo reforzado con jugadores del Quesos. Algo había cambiado. El saque inicial lo recogió el pilier derecho que corrió atravesando el centro del campo a velocidad pasmosa. Además no iba solo sino acompañado por otros dos jugadores que corrían como gamos bien alimentados.Ensayo del Arroyo. 1-0.Todo había cambiado, nuestros saques de centro eran demasiado largos como para llegar al punto de encuentro a disputar el balón. El receptor cogía el balón sin presión y abría cómodamente a una línea a la que no se le volvió a caer un solo balón y que entraba con velocidad y calidad por el centro, mientras nuestra delantera estaba lejos volviendo del saque de centro.

Administrando nuestro desconcierto con criterio cada fallo de colocación o placaje se tradujo en un ensayo del Arroyo. Por tres veces superaron nuestra línea y llegaron a línea de marca solos o toreando a un único defensor. 4-0 en 15 minutos. A falta de 5 minutos para completar los 20 acordados el árbitro nos ofreció el final pero decidimos jugar buscando el ensayo. En una melé en campo del Arroyo Gonzalo salió por el cerrado con apoyo de Marcus y Jota, pero el defensor guarreó el pase a Marcus que se iba solo.

Se jugó el resto del partido en la 22 del arroyo, pero sin que consiguiéramos el ensayo. 4-0 Final. Éramos conscientes de la oportunidad perdida, porque con el Quesos jugando en su casa, con 30 jugadores veteranos de nacional o de división de honor, no tendríamos muchas oportunidades. Pero no había tiempo para lamentarse porque inmediatamente se plantaron en el campo los Queseros; 15 morlacos 15, de capa azulada, broncos, de gran trapío, con gran acometividad y bravura.

En los primeros 20 minutos los lácteos jugaron de memoria, sin perder jamás el balón, dirigidos por su micro melé Titín y ensayando una y otra vez. Llegaban a ensayo sobradísimos 3 o 4 jugadores pasándosela como si estuvieran entrenando, como mucho David “el Dani” mosconeaba a su alrededor para darle un poco de color a las maravillosas fotos que se han hecho. Nosotros intentamos contrarrestar algo haciendo negros (percutíamos enseñando el balón y llegábamos tarde a limpiar) pero los quesos entre tres defensores invariablemente pescaban el balón con muchísimo oficio y calidad (uno arriba otro abajo y otro al balón), en esta fase parecía un partido de división de honor. Los Vracceos ruckeaban implacables, ganándolo todo. A pesar de que intentamos aplicarnos en el placaje no hubo manera. En una de las contadas ocasiones en que tuvimos melé a favor Gonzalo se jugó un “up and under” al más puro estilo Stringer. Fue bonito, aunque no escapó de las garras de los queseros. También hubo una escapada de Ricardo en plan guepardo corriendo la banda pero, como no llevabaapoyo, le acabaron sacando fuera. Al final de la primera parte 10-0.

Así las cosas los de entre los pinos decidieron bajar el pistón y dejarse llevar puesto que el partido ya estaba decidido y comenzaron a hacer cambios para que jugara todo el mundo, entonces comenzamos a ver un poco más de balón. Seguimos intentando penetrar en negro una y otra vez. Varias veces Papi y Philippe chocaron contra la defensa, los ecos del alarido desgarrador de Philippe diciendo ¡Dámela a mí! aún resuenan en el oído de Villegas, que ante la baja de Quesito se puso de Melé. Al final del partido llegamos a tener cuatro ventajas y cuatro golpes a favor en la 22 de los de los quesospero no fuimos capaces de pasar el muro de defensores. Final de partido. Digamos 10-0.

Muy buen arbitraje.

Así las cosas, con sol lagartero nos quedamos a ver el partido entre el Quesos y el Arroyo mientras Mito el delegado nos proveyó de minis de cerveza por medias docenas gracias a un curioso artilugio de cartón que permite llevar tres de una tacada en cada mano. El partido fue una fotocopia del nuestro. Al final de la primera parte el VRAC le había metido 8 ensayos al Arroyo. En la segunda los queseros aflojaron y los de la Encomienda ensayaron por dos veces, dicen los deslenguados que cuando entró Gonzalo Quesito a jugar. Nos fuimos a disfrutar de un placer que los dragones del Hortal rara vez tienen; una ducha caliente y minis de cerveza. Ovación de gala para Mito cuando apareció en el vestuario con las cervezas, ¡Mito delegado! por aclamación popular.IMG-20170122-WA0058

Para cuando llegamos al tercer tiempo ya se había acabado el patxarán. Tercer tiempo en la Plaza del Salvador de Valladolid; sopa de ajo, costillas con patatas, calamares,ensaladilla y cerveza. Si señores, lo han adivinado, ganamos el tercer tiempo de calle; cantamos nuestro himno, un “ea-ea” alque le falto la estrofa de:

“Los jugadores del quince tenemos buen perder

Por eso el año que os ganemos os vais a tener que joder”

Un “Ñigo-ñigo” versión extendida con versos en primicia mundial por un Ñigo completamente entregado a la lírica, la haka de “María de la O”, la nueva de “la tía Micaela”, los pilieres bailan,…el brindis de los vecinos de Gibraltar…

Vuelta a Madrid con Borrascas pegado al micrófono en plan Encarna de noche.

Mito ya había conseguido otra botella de patxarán Zoco, que se terminó antes de salir de Valladolid. Hubo entrevistas a todos los jugadores y CAyGAs; así Ángel Mora reveló los más recónditos secretos de Ayerdi, al que la llamaban Capitán Flint en El Carmen porque llevaba un bigotito mojabragas, o que Villegas “el Aluminio” estaba delgado y corría como un cabrón. Cubo reveló auténticos secretos de estado que no se pueden contar aquí (solo los iniciados están en el secreto), Julián se marcó un chotis (del que debe adjuntar copia manuscrita o impresa para meterlo en repertorio), Jota dijo no sé qué gilipollez (yo creo que estaba borracho) y Ana muy diplomática nos dijo que cantamos muy bien pero que otras cosas las hacemos peor.

Después Borrascas y Villegas se pasaron el resto del viaje hasta Madrid hablando de dibujos, de arte, y no dejaron dormir a nadie. Y aunque no os lo creáis, después hubo quien se fue al 70. Un gran día de rugby, diversión y amistad.

IMG-20170122-WA0038
Detalle de los añejos desconsolados sin la tan ansiada batalla de bolas de nieve

Jota

También te puede interesar...

Consigue tu entrada para el España-Classic All Blacks

El Club podría conseguir entradas para el partido España – Classic All Blacks que se …

5 comentarios

  1. Espectacular el día pasado en Valladolid y Espectacular la crónica……
    Es como volver a estar allí viéndolo y disfrutandolo…..
    ENHORABUENA!!!!
    La “Fan” descubierta y desde ahora Orgullosa Presidenta del CAyGA

    • Jajaja! Gracias Susana por el comentario. Es un gustazo tener una seguidora tan fiel! Estarás conmigo que me ha dado duro…¿eh? Bueno, pero la crónica esta estupenda.

  2. Un dia de rugby estupendo ….. Gracias a VRAC y Rugby Arroyo por ser tan excelentes anfitriones y a los compañeros del XV Hortaleza por llevar la esencia del rugby Veterano tanto dentro como fuera del terreno de juego . Mencion especial a nuestras fans incondicionales q creo haber visto q hasta una de ellas hizo la Haka …..

  3. Roberto Ibáñez

    Grandísima crónica que le ha hecho rememorar a un “quesero” de 60 años sus tiempos de jugador del Lourdes. Todos los sentimientos recibidos en unas escenas tanreconocidas que podrían Haber salido de cualquier desplazamiento, de cualquier equipo, de cualquiera época de rugby. Y los protagonistas, cambiando los nombres, Casi, Casi los mismos, aunque ,en su momento, nos parecieramos únicos e irrepetibles.
    Gracias por despertar recuerdos, no olvidados, pero un poco adormecidos!!!
    Fdo: Tito Quesero.

  4. PEDRO ANDRES SOTO

    GRACIAS POR LA EVALUACION Y EL COMENTARIO. PERO EL ARBITRO ES PEDRO ALAMO NO VILLEGAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idioma