Ciclónica: ¡Tsunami a la vista! Sub-18 XV Hortaleza 66 (b) – Arquitectura 0

Dicen que cuando existan indicios de tsunami, es necesario salir corriendo a subirse a lo más alto que uno tenga cerca para evitar ser engullido por las olas. A la vista de lo sucedido hoy en el Hortal, es posible que más de uno tengamos que ir buscándonos sitios más altos que los jardines del parque Juan Pablo II para apreciar en toda su extensión el valor de esta nueva generación de dragones a punto de graduarse.

La portentosa máquina sub-18 de hacer rugby que ayer arrasó en el Hortal al Arquitectura, se clasificó ayer para las semifinales de oro de la comunidad de Madrid.

Nos habían convocado a todo el Club a verles, como si fuera una invitación a un preestreno y los Añejos respondimos con una convocatoria interna. Allí que aparecimos como quince o veinte curiosos Añejos, también espoleados porque entre los propios Añejos existen padres de varios retoños de esta prodigiosa generación: Aitor, Jorge, Javi, Mosco, Ándrés, Diego , Robert y Dani, árbitro favorito de nuestros partidos de Añejos y que no pudo estar con sus compañeros por estar arbitrando un importante torneo internacional en Portugal. Además de estos, la alineación la completaban Jony, Luis, Medusa, Ramón, Sanro, Óscar, Trapero, Alfon, Alfonso, Aparicio, Aritz, Fernando, Jacobo, Montañés y Alex Esteban.

El rival, el ilustre Arquitectura, presentó unos jóvenes bien armados delante y con algúnos buenos resultados en liga que exigía a nuestros dragones atención y aplicación. El día, de primavera, ventoso y lluvioso, estupendo para que la hierba del Hortal no quemara la piel en los deslizamientos por el suelo. La grada estaba extrañamente poblada, no ya solo por los Añejos, paraguas y por los padres de los churumbeles, sino también por algunos jugadores del Senior B, que se concentraban allí para su partido en Rivas y de hijos de varios Añejos y de otra fauna, entre la que, como no,  se encontraba la todoterreno Noelia, quien está pensando ya en trasladarse a vivir de okupa en alguna de las oficinas del Hortal para ahorrarse tiempo en los desplazamientos. Mención especial merece la cortesía de Ciccio, quien, con toda corrección, saludó uno a uno a todos los Añejos que conocía.

La incertidumbre del partido acabó a los 20 minutos con el tercer ensayo y una vez aplacadas las dos veces que los arquitectos se acercaron a nuestra 22. A partir de entonces, la única incertidumbre que quedaba era si el resultado iba a ser de escándalo o si el rival iba a presentar alguna resistencia.

Las constantes cargas de Alfonso, Mosco, Diego , Luis y la delantera en general con intervenciones combinadas con la línea, no hacían más que hacer ganar terreno a nuestras huestes reptilianas. La intensidad y bravura de Andrés en el medio junto con la versatilidad de Javi, organizaban una y otra vez oleadas de cargas a diestra y siniestra. Tal era la superioridad hortelana que escuché a algunos Añejos jalear a los Arquitectos en el sentido más noble del espíritu del rugby con el fin de que los chicos del arquitectura no se vinieran abajo.

Los Añejos, muchos de nosotros subidos a los jardines del parque para ver el espectáculo, pudimos apreciar en el juego de nuestros vástagos, hoy liderados por Mosco, Paco y Yanky. El juego ordenado, desbordando en todas las líneas, fue una lección de la que nuestro entrenador Villegas tomó buena nota para aplicar a nuestros entrenamientos de los viernes.

s18-01

El tercer tiempo fue allí mismo, con una estupenda paella preparada por Sira y por Julián que hizo las delicias de propios y extraños.

La importancia del evento trasciende el partido en si. Hemos sido espectadores del futuro. Estamos ante el preámbulo de un gran ciclo. Un nuevo ciclo en el que las que las populosas bases del Hortal comiencen la escalada por los cimientos en la que muchos estamos trabajando. Estos dragones tienen ante sí tres equipos Senior de tres niveles distintos que van a superar. Les acogeremos primero y luego les veremos proyectarse sobre nosotros hacia la División de Honor. Esta escrito.

Y esta proyección comienza con las semifinales de su categoría en las próximas semanas; contra CRC, Liceo y Alcobendas. Tres equipos cuyos primeros equipos militan hoy en la División de Honor y que certifica que la calidad del trabajo que se está desarrollando en las bases del club está siendo del máximo nivel.

Chavales; La lección de rugby que habéis dado hoy en Hortal es fruto de un trabajo colectivo a todos los niveles del club. Vuestro compromiso, trabajo, humildad, calidad y respeto son vuestro esfuerzo personal con el que estáis respondiendo maravillosamente a ese trabajo colectivo. El futuro es vuestro, en la medida en que podáis seguir cultivando y creciendo en esos valores. Estamos ansiosos de que ese futuro llegue. Mientras tanto, os seguiremos puntualmente en vuestros próximos retos,…¡ Ganar la liga de Madrid!

¡Aúpa XV!  El Ciclón del Hortal

También te puede interesar...

Se adelanta el inicio de los entrenamientos del Senior femenino

Idioma