Crónica: Rugby, amnesia y psicofoníasSotosaurios 2- Añejos XV Hortaleza 5


img-20161217-wa0030

Sábado 17 de diciembre de 2016. Soto del Real.

– ¿Estás bien?

– Ztoy beññ, dije escupiendo el bucal.

– ¿Qué día es hoy? Volvió a preguntar Fernando (argentino), ansioso por salir a jugar.

– Respondí algo, confuso y pastoso. No recordaba nada.

– ¡No tiene memoria a corto plazo! Diagnosticó con voz de psiquiatra argentino.

Después, pedazo a pedazo, recogí; de aquí y de allá, los andrajosos recuerdos de los añosos dragones de Hortaleza para tejer el relato de lo ocurrido en el campo de los sotosaurios.

La memoria de los Hortaliza Old Dragons está en franca decadencia, por eso corren distintos cuentos de vieja sobre los hechos acaecidos, ¡no les prestéis oídos! Esto es lo que ocurrió.

Antes de adentrarnos en el invierno postnuclear de Pucela, donde nos aguardan los siniestros lácteos entrepinares, nos encaminamos al campo de los sotosaurios para, haciendo honor a la canción y, puesto que no quieren esperar hasta el año que viene, echarles la revancha.

Los buitres se cernían con amplios y majestuosos círculos sobre el Valle del Sotosaurio Real (Sotosaurio Rex), a los pies de las cumbres nevadas del Guadarrama (¡qué estampa tan bonita!). Allí, en el duro y abrasivo campo de Soto, nos dimos cita (espero no olvidarme de nadie): Villegas, Asterix, Damien, Ayerdi, Ricardo, Marabunta, Fernando L, Fer argentino, Crespo, Jota, Cubo, Marcus, Julián Grande, Peti, Gabi, Begines, Borrascas, Julien, Avelino y David.

Después de los partidos de los niños se fueron unieron a nosotros los cónyuges de las khaleshis, las todopoderosas madres de dragones: Ñigo, Porras, Paco, Julián Padre y Papi.

Aunque parezca increíble, Crespo, el corsario barbarian, se calzó las negras escamas de dragón y jugó con Añejos después de haber jugado contra nosotros en todos los equipos de Madrid.

Eclosionaron tres huevos de dragón: Fernando (el psiquiatra argentino), Pedro y Vicente, que debutaron con nosotros. Yo creo que es el hedor de la melé lo que excita la eclosión de los huevos de dragón después de décadas de sueño.

Incluso tuvimos público, Pablo Gafotas, Caturla enyesado, varias khaleshis, y pequeños dragoncitos.

Nos alegra informar a nuestros lectores de que los sotosaurios han abandonado la lista roja de especies en peligro de extinción, la especie se ha recuperado y campea en el Soto del Real un nutrido rebaño de 20 especímenes ávidos de venganza.

El capitán Villegas pactó tres tiempos de 25 minutos y un único pase en 22. Los dos primeros tiempos los arbitró un refere sotícola (que sancionó los saques parciales en touch y los retenidos), y el último tiempo lo pitó Borrascas.

Los Añejos recibimos balón e iniciamos una larga posesión con varias fases que terminó en melé centrada en la 22 contraria. Finalmente se cayó el balón en la jugada de la línea. Melé para Soto.

Después se inició un periodo de juego bastante igualado. Los de Soto estaban mejor plantados en el campo que en la Cueva del Dragón, más ordenados, más consistentes, si bien su juego, gracias a la presión de los dragones en defensa era poco incisivo; con el melé y el apertura alejando balones a la línea.

Mediada la primera parte ruck en la 22 de Soto, esquinada a la derecha, abierta hacia el cerrado y Gabi entra rompiendo la defensa de los sotarras. Ensayo de Gabi. 0-1.

Nuestra delantera estuvo sólida en la disputa de las fases de conquista, ruck y touch. Con Ricardo, Dani, Marabunta y Papi palmeando las touch contrarias, siempre lanzadas hacia Cano el Montaña, seria en defensa, muy ordenada, placando bien, llegando pronto a los puntos de encuentro y recuperando balones. Los sotosaurios no rompieron en ningún momento nuestra línea de defensa.

En ataque tenemos mucha calidad en la salida del balón del melé al apertura y a los centros. Damién, los dos Fernandos y Gabi entraron rompiendo una y otra vez la defensa contraria.

Así se sucedieron dos ensayos de Fernando (argentino) caracoleando pertinaz en la línea contraria, haciendo un contrapié tras otro. 0-3.

El balón recorrió la línea hasta las alas, pero no hubo suerte, a Asterix se le cayeron 3 balones y a Marcus le sacaron del campo en dos ocasiones.

Los de Soto respondieron. Ruck en nuestra 22 y el melé barbudo y argentino de Soto en lugar de abrir el balón a la línea, amaga el pase y ensaya. 1-3.

En la segunda parte se vieron las dos jugadas más bonitas del partido.

El balón cayó en el centro del campo donde acechaba Ricardo, nada más coger el balón sus neuronas se alinearon en modo banderín y arrancó a correr como una gacela springbok hacia la línea de marca contraria perseguido por dos furiosos sotosaurios que no lo alcanzaron hasta su 22.

Fernando (no argentino) acudió al apoyo en el eje, Ricardo como un superhéroe de Marvel corría a toda máquina (con mallas de superheroico y creo que también con capa) manteniendo el balón con la mano izquierda a su espalda, ya dentro de ensayo evitó el manotazo in extremis de su perseguidor más cercano, pase a la remanguillé gracias a sus superpoderes a Fernando. Ensayo de Fernando. 1-4.

El público enfervorecido estalló en ovación.

Iker Jiménez ya estudia las psicofonías que se oyen en el campo de Soto del Real: ¡Ricardo! ¡Ricardo! ¡Ricardo!

Ricardo ya es un dragón de leyenda.

Ante ese destello de belleza todo palidece pero hubo otra jugada muy bonita; melé (creo) esquinada en 22 de los de Soto, pase del melé al apertura, cruz falsa con primer centro, pase al segundo que entra como un cuchillo en mantequilla y segundo ensayo de Gabi. 1-5.

En la tercera parte escapada de Cano el Montaña que fue placado por Jota, para una vez que placa abajo no sirvió para nada porque mientras caía como una secuoya dinamitada, gracias a su envergadura, consiguió dar el pase de la muerte a un centro sotosaurio, argentino para más señas, que acudió al apoyo. Ensayo de Soto. 2-5.

Begines hizo su jugada tocata, corrió desde línea de touch serpenteando hasta medio campo con el balón a una mano esquivando a todos los sotosaurios que le salieron al paso.

En un momento Porras efectuó un cambio masivo, uno de esos que siembra el desconcierto en ambos equipos, con lo que ya nadie sabe de qué juega ni a quién sustituye. En cierto momento los sotosaurios sacaron ventaja de cierta falta de veteranía en la delantera añeja y dominaron la touch con saques a la corta o a la montaña. Begines tomó cartas en el asunto colocándose de pilier en la touch para cerrar los saques cortos. El equilibrio volvió a la touch donde, al menos conseguimos ensuciar la salida del balón de los sotosaurios.

Pero todavía no se terminó el partido, falta por relatar dos no ensayos, que no puntúan, pero que también son amenos de contemplar si estás en un campo de rugby. El primero fue una internada de contrapiés rompecaderas de Fernando argentino que en lugar de posar sin más el oval en la zona de marca quiso salir guapo en la foto. Mientras se peinaba un sotosaurio insidioso de un manotazo le arranco el balón de las manos. No ensayo.

El segundo tiene al mismo protagonista, que entro en el ingol de los sotosaurios con Damien de apoyo e hizo lo que los argentinos llaman “un pase de mierda” (con perdón, que puede haber niños), con lo fácil que hubiera sido o ensayar o parar y dársela a Damien (cualquiera de las dos). No ensayo.

Fin del partido. Foto, canción y ducha caliente.

Tercer tiempo en un bar cercano, aerofágicos callos con garbanzos y mini de cerveza que algunos complementaron con bocadillos.

El tercer tiempo lo ganamos de calle. 6-0.

Pese a la ausencia de Elías, su insigne creador, empezamos con el “María de la O”, gracias al empeño y pundonor de Ñigo.

Después: “ñigo-ñigo”, “ea-ea”, “ferrocarril a Laredo”, “jota gorilera” (de Villaelpando) por cortesía de Villegas y Ayerdi y terminamos con unos “pilieres bailan” que bailó hasta la camarera.

Tenemos algunos tocados: Villegas con un pinchazo en la pierna que se está tratando con ungüento para equinos y Marabunta con las cervicales descolocadas y todos con las rodillas desolladas que la hierba de Soto está hecha de estropajo para fregar cacerolas industriales. Les deseamos una pronta recuperación.

Los sotícolas hicieron entrega de una bufanda a nuestro capi y fue nombrado hombre del partido Ricardo.

Poco a poco he ido recuperando algo la memoria. Pido disculpas de antemano por los errores y omisiones.

Se jugó bien al rugby, creo que todos nos divertimos, me sumo al llamamiento de Begines a los añejos que aún no han bajado a jugar con nosotros. Si bajáis no os arrepentiréis.

Jota.

También te puede interesar...

El Club necesita de tu colaboración

Delegados de Equipo y Ayudantes de delegado Para comenzar la temporada lo primero que se …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idioma