CRÓNICAS DESDE PANDORA- AÑEJOS VS TERCIO VIEJO

Ya llegó el verano, ya llegó la fruta, … Y el que no se agache…

Queridos terrícolas voy a contaros lo que acarició el pasado 22 de Febrero del presente verano en el campo del Dragón.

La verdad que venir de Pandora a estos confines de la Galaxia desconcierta al más cuerdo. En pleno mes de Febrero temperaturas veraniegas. Al ciclo estacional de este planeta, no le tengo pillado el tranquillo.

Ese día, ese, volvieron a honrarnos con su visita unos viejos conocidos, los veteranos de Majadahonda. Se acercaron con filas reforzadas, hasta 25 majadahondanos (dichosos gentilicios, en Pandora uno es de una tribu y ya está, no de un pueblo, en fin cosa de estos lares) sabedores de que Añejos ya es un equipo consolidado y aguerrido pero sobre todo que intenta disfrutar al máximo. Y, cómo perderse la oportunidad de pasar un buen rato!!!

Para tamaña visita unimos nuestras huestes, en esta ocasión formadas por Paco, Jorge (Donaire), Caturla, Nacho (Globetrotter), Santi, Renacido, Pedro (Maño), Óscar Rebollo, Califa, Josepe, Joseba, [email protected], Juanjo (belga), Marabunta ,Villegas, Fernando L, Candyman, Villeguitas, José Luis, Patas, Florin, David Boy, Begines, Uru, Pedro Andresen, Ayerdi, Elias, Cubilete, Quesito, Geppeto, Porras, Peti y un servidor Avatar. Además de los lesionados Astérix, JJ, David, …y Rafiña ejerciendo de entrenador gestor de banquillo.

En esta ocasión se inauguraba nuevo modelo de gestión de banquillo. Sofisticado como pocos. El número de minutos de cada jugador iba a ser directamente proporcional al número de asistencias a entrenamientos con ponderación de 2 a 1 según entrenamiento obligatorio y voluntario, cruzado con número de jugadores disponibles en cada línea, aplicando un factor corrector de 3/2 por la hora de saltar al campo (por la incidencia del sol), de 3/4 según nivel cansancio y de un 7/2 en caso de contusión o lesión leve. Todo eso en modelo evolutivo dinámico en tiempo real. En resumen, que Rafiña sacaba a quien le daba la gana cuando le parecía oportuno.

Con esas novedades, los viejos dragones fueron aterrizando en la campa de su guarida, para iniciar la ceremonia de enfunde de equipación con nuestros colores de guerra (porqué llamarán elástica a la camiseta, si su coeficiente de eslasticidad es cercano cero, deberían llamarla corsé!!!). En un ambiente semilúdico festivo en el vestuario (¿Dónde quedan ya aquellos bufidos de “callados coño que el partido empieza en el vestuario. Concentraos en el primer placaje!“?).

Iniciamos un progresivo calentamiento bajo el tórrido sol invernal (eso sí que es un oxímoron).

Mientras estirábamos nuestros anquilosados músculos, Porras iba cantando la alineación. Los primeros 15 estaban preparados para salir y darlo todo.

Se inició el partido con patada del XV.

Avatar y Nacho salieron en carrera a recuperar el primer balón… No consiguieron ni acercarse, pero supuso la primera presión que hizo que durante más de 10 min el juego se diera entre 22 y medio campo de Tercio Viejo.

Los equipos tanteaban sus fuerzas.

Tras esos primeros 10 minutos, los viejos de Majadahonda demostraron estar más concentrados, atentos e intensos. Empezaron a abrir juego, aunque en ocasiones no conseguían evitar alguna imprecisión y que se cayera algún balón y cuando conseguían avanzar, los del XV neutralizaban sus salidas.

El XV no estaba mucho más acertado. También se caían algunos balones y algunos pases no cumplían el rigor de pase hacia atrás, desencadenando sendas melés con introducción visitante

A los 15 min, las filas de Tercio Viejo rompió la línea del XV sin mayor oposición para para posar bajo palos.

Abrieron el marcador para coraje local.

Ese ensayo espoleó a los dragones que a pesar de intentar en reiteradas ocasiones no conseguía desplegar su juego a la banda, insistiendo en juego de delantera contra un equipo con jugadores de gran peso…. Hasta que en un momento de enajenación mental grupal, se inició una jugada a la mano que se inició en medio campo, fue de mano en mano por toda la línea (aumentada por la incorporación de Villeguitas entre segundo centro y zaguero) hasta el ala, Josepe. Éste, que no se había visto en otra igual en toda su vida, dijo que le importaba 33 todo y enfiló hacia línea de fondo. Daba igual que le gritáramos que la pasara. Llegó a ingoal y posó.

Sin pase en 22 !!!! El árbitro pitó melé en 5 con introducción de Majadahonda. Me consta que la comisión de motes no dejará esa circunstancia desapercibida.

No subió el tanto al marcador.

Entre la confusión local, los del Viejo Tercio, volvieron a romper la línea por una banda, escapando sin gran oposición. Habiendo rebasado línea de 5, confiando en la certeza del ensayo relajaron su tensión y antes de culminar el posar el balón, Oscar R en una demostración de no dar una acción por perdida, le levanto la cartera en ingoal evitando el ensayo.

El marcado oficial no se movió. El marcador apócrifo estaba igualado, sendos no-ensayos repartían sensaciones agridulces por igual.

Con esta jugada concluyó el primer tiempo. En el descanso las arengas de nuestro capitán y entrenador espolearon al equipo. Reclamaron mayor concentración y mayor intensidad en defensa, con toda la razón. Tras asumir es falta de intensidad que se nos reclamó, volvimos a disponernos a asaltar el campo.

Rafa seguía aplicando la lógica del sofisticado algoritmo de gestión de cambios que sólo él alcanzaba a entender. Daba igual quien saliera, fuera quien fuera lo iba a dar todo.

Los primeros compases del segundo tiempo eran de ida y vuelta entre las líneas de 22. De alta intensidad, en un juego trabado marcado por defensa férreas. Hasta que en zona de línea de 22 en campo del XV, en la salida de un ruck, se abrió el balón de medio melé a primer centro, éste al segundo, éste a Villeguitas que se había vuelto a incorporar en la línea, que entró a romper como él solo sabe. Se topó con una férrea defensa, pero hizo una magistral descarga, que un servidor tuvo la suerte de recibir en carrera aprovechando un resquicio en la línea del Tercio Viejo. A partir de ahí, sólo tuve que aprovechar la pendiente hacia abajo que me encontré delante, driblando y esquivando rivales hasta llegar a ingoal junto el banderín derecho. No podía repetir la hazaña de Josepe (ya estaba vista en ese encuentro), así que tuve que darme un paseo por el fondo del campo a la espera que acudiera algún dragón entre los jugadores blancos. Al final, tuve que llegar casi a la línea de 15 del lado izquierdo para que recogiera el balón Elías y posara a placer.

Ahora sí el empate estaba en el marcador.

Rafiña siguió moviendo banquillo aportando oxígeno en el terreno.

El partido siguió con reiteradas demostraciones de contención por ambos equipos. En ocasiones con una intensidad que hacía olvidar la condición de partido de veteranos.

El árbitro, Villegas, haciendo gala de su saber hacer, no perdonó ninguna jugada a ningún equipo, fueras de juego, retenidos, … su rigor marcaba los límites de la entrega de ambas partes.

Mediada la segunda parte, en un ataque del XV por el flanco derecho, a la salida de un ruck, levantan el balón que pasan a Paco como primer centro, que hace una cruz con Califa, Califa entre a romper la línea. Avanzó hasta que antes de ser parado, paso de vuelta a Paco que percutió y fue placado, presentando rápidamente para que Andersen pudiera recoger el balón y entre una maraña de jugadores blancos posara para hacer subir el tanto al marcador.

El equipo visitante lejos de hincar la rodilla subió la intensidad de su juego. Se encontró delante un equipo que cada vez confía más en su juego, y que abortó las incursiones visitantes.

Con esa intensidad concluyó un encuentro de alta intensidad y entrega.

El azar quiso que en esta ocasión la balanza se inclinara en favor del XV. En las caras de los del Tercio Viejo, además de agradecimiento por el partido, se veía las ganas de una pronta revancha.

Tras los correspondientes pasillos, cánticos y fotos nos dirigimos a las duchas para comprobar que un zorro se había colado en el vestuario sisando lo que tuvo al alcance.

Final de fiesta con denuncia en comisaría por los afectados, mientras el resto intentábamos agasajar a nuestros invitados en un fantástico tercer tiempo reinado por un jamón asado extraordinario.

Un tercer tiempo en el que no faltaron risas, abrazos y cánticos, entre los que no faltó “Ya se fue el otoño, ya llegó el invierno y el que no se agache …..”

 

25 de Febrero

Madrid

Fernando San Martín “Avatar”

También te puede interesar...

CONVOCATORIA ASAMBLEA GENERAL EXTRAORDINARIA DE SOCIOS

Por la presente tenemos el gusto de convocaros a la Asamblea General  Extraordinaria de Socios …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idioma