Torneo Triangular de Veteranos de Caurrozas

XV-2017-02-CAU-CASTEFA-0010

Cuando toda la línea se llama Fernando y el oval es magnético.

JRÓNICA. Torneo Triangular de Veteranos de Caurrozas.

Orcasitas, 12 de febrero de 2017.

Añejos XV Hortaleza 1- CRUC Castelldefels 0.

Caurrozas 1- Añejo XV Hortaleza 2.

 

Un día gris, frío y con lluvia en el Central de la Ciudad Universitaria. El zaguero de Rusia patea a touch. Se hace el silencio en el estadio mientras todas las miradas convergen en la parábola que describe el oval al caer sobre el nutrido público de la grada. De entre los espectadores surge un tipo bronco con gorra para recoger el balón; es Elías. Debe existir una poderosa fuerza de atracción gravitacional entre el oval y Elias. Se podrá objetar que un único caso pudiera ser fruto del caprichoso azar, pero quien lea esta jrónica se percatará de que, sin duda alguna, existe un magnetismo muy intenso entre Elias y el oval.

Al final el resultado fue España 16 Rusia 6, en un buen partido de los leones. A pesar de que era un día francamente tenebroso, allí estaban los jugadores del CRUC de Castelldefels bebiendo la cerveza que esponsoriza al XV del León y exhibiendo, como si fuera el cuerpo incorrupto de Santa Teresa, a una de las máximas atracciones del partido del domingo en Orcasitas; a Alberto Malo; un jugador mítico del rugby español, un tercera con 74 internacionalidades, que estuvo en el Mundial de Gales de 1999 y que lo ganó todo con el decano del rugby español (la Unió Esportiva Santboiana) en los años 80 y 90 en las competiciones nacionales.

La tentación de poder de contar una y otra vez la batallita de “yo jugué contra Alberto Malo” era tan intensa que, pese a las bajas de los “tocados” en el partido contra Rugby Rioja Gran Reserva del sábado anterior, disponíamos de gran número de añosos dragones ultravioletas para jugar el domingo en el Sitio del Orco. Por cierto, no sé si os he contado esa baza de un partido en Orcasitas en la que jugaba Alberto Malo contra nosotros… Pues iros acostumbrando.

El domingo amaneció igual que el sábado, un magnífico día de invierno escocés, plomizo y chubascoso; era, en suma, un gran día para jugar al rugby vintage en el barro. Rozagantes los viejos dragones sacaron del baúl de los recuerdos sus viejas botas negras con tacos largos de aluminio dispuestos a resucitar las viejas batallas rugbysticas del ya periclitado siglo XX.

El primer partido programado era Caurrozas contra el CRUC, Castelldefels, por lo que los Añejos, parsimoniosos, nos dedicamos a animar a los jovencísimos dragones que jugaban un partido de copa contra el San Isidro en el campo de hierba artificial de Orcasitas. Mientras los Caurrozas se recluían, asamblearios, en su vestuario y los del CRUC, ya vestidos de corto, deambulaban erráticos por los Campos del Orco en compacto cardumen, buscando, como quien quiere pelea; un oponente cualquiera para jugar al rugby.

Un torneo de los Caurrozas no sería lo mismo sin ciertos retoques de última hora. Para consternación de Porras, que se quedaba sin fase de activación en la que exhibir el poderío cromático de nuestras nuevas camisetas de activación, los Caurrozas decidían que las 12:30 h. era demasiado temprano para jugar, así que nos cedían el honor de jugar el primer partido contra el CRUC. Además se iba a jugar en césped artificial para preservar la hierba. Una vez más, desilusionados, guardamos nuestras viejas botas con tacos de aluminio.

Así, con el vestuario ocupado por los jóvenes del XV Hortaleza, los Añejos nos hacinamos en un micro vestuario anejo. Bueno, todos no, los dragones solitarios, como urracas ladronas,  nos instalamos el vacío nido de los jóvenes.

En esta ocasión estuvimos: Villegas, Mito, Papi, Juanpa, Paco, Fernando CAU Valencia, Cubo, Físico, Fernando el Uru Pampero, Jerome, Gabi, Ayerdi, Marcus, Nando, Julien, Gerión, Philippe, Ñigo, Jota, Wally, Elias, Pablo Begines, Porras y  Santi, que se estrenaba jugando con Añejos.

Damién, a quien no esperábamos por el reciente fallecimiento de un amigo, sorpresivamente apareció. Fue una grata sorpresa verle entrar en el vestuario de las urracas ladronas. ¡Bravo Damién!

Peti y Brasas, puesto que no había liga, se vinieron a jugar con nosotros y Daniel Villegas vino como jugador invitado.

También mucho público se dio cita para ver a los dragones de la Tercera Edad anterior a los nuevos dioses del profesionalismo: Ana que está empollando un huevo de dragón, los convalecientes; Stephane, que hizo las labores de delegado, Caturla, Hernán y varios otros que con la escusa de ver el partido de copa se quedaron a ver rugby retro.

Se guardó un minuto de silencio, con los jugadores de los tres equipos en un gran círculo en el centro del campo, por el fallecimiento de un jugador del CAU.

Se apalabraron partidos de 30 minutos con reglas de veteranos y un pase en la 22 contraria.

El primer partido fue contra el contra CRUC de Castelldefels, que se vino a Madrid con 20 jugadores. Eran una incógnita puesto que no teníamos referencias sobre su juego. Lo único que sabíamos es que, en cierto modo, es un equipo parecido a Añejos, que combina la experiencia de viejos veteranos con nuevos jugadores veteranos que suelen ser padres de jugadores.

CRUC resultó ser un equipo de un nivel parecido al nuestro. La delantera que atesora contundencia y veteranía limpiaba bien sus rucks y el balón se abría bien a la línea. Pero al segundo o tercer pase el balón se caía al suelo en aván. Su línea parece algo menos veterana que el resto y es ligeramente más lenta que la nuestra.

En el primer ruck Juanpa salió del campo con una brecha por un encontronazo con una cabeza contraria.

En el segundo ruck Jota salió del campo cojeando con un bocadillo en el gemelo consecuencia de un rodillazo.

El juego estaba bastante equilibrado porque los avanes de los de Castelldefels se saldaban con melé que Peti sacaba impecable a Villegas que, a su vez abría a una línea llamada Fernando, puesto que llegamos a jugar con tres Fernandos en la línea (Fernando se la daba a Fernando que a su vez se la pasaba a Fernando), aunque luego se fueron incorporando otros; Ñigo, Paco, Damién, Gabi, Marcus, Santi…

Nuestra línea funcionaba con una mecánica perfecta; con velocidad y juego sencillo, siguiendo las consignas de Porras. Nuestros centros muy veloces entraban penetrando en la línea contraria una y otra vez, abriendo el balón a los alas que en varias ocasiones se encontraron en superioridad tres a uno. Pero, al final, el balón terminaba cayendo al suelo.

El CRUC también jugaba bien sus melés pero el balón tenía menos recorrido y se caía al segundo pase.

En la jugada en la que el oval no se cayó llegó el ensayo de los dragones morados. Jugada de la línea y ensayo de Damién. 1-0.

Así las cosas, los Añejos parábamos bien las acometidas tanto de la delantera como de la línea del CRUC, que buscaba el empate, con más contundencia en el placaje que en el partido con los riojanos. El cabreo de Cubo con la poca contundencia en el placaje a los Gran Reserva, se saldó con un entrenamiento especial de placaje el viernes. (Cubo se fue a Granada pero dejó a todo el equipo placando). En el partido se notó la mejor técnica para placar. Julién, que es uno de nuestros mejores placadores, metió un placaje espectacular defendiendo nuestra 22.

Alberto Malo entró varias veces al choque pero fue bien parado por la delantera.

El partido fue disputado, bastante igualado y limpio, pero el marcador no varió. Final del partido. 1-0 para Añejos.

El siguiente partido fue contra nuestros viejos conocidos del Caurrozas: Caballo, Chemita, Tamayo, Turco, Ernesto, y tantos otros. No hay año en que no juguemos un par de veces contra ellos. El CAU es un equipo completamente diferente del nuestro, es veterano puro, muy pesado, contundente tanto en delantera como en la línea, pero no exento de calidad. Además también dispone de un par de jugadores rápidos en la línea. Basa su juego en el avance de la delantera con moul y los choques de sus contundentes centros.

En la primera parte una melé centrada, la abrió Peti perfecto a Villegas que, tras una doble cruz falsa, dio el pase al ala que entró como alma que lleva el diablo cerca del banderín izquierdo. En este punto, las misteriosas leyes del magnetismo del oval se pusieron en funcionamiento, el ala pasó el balón hacia el interior y, tras un bote Cisneros, el oval se instaló en los amorosos brazos de Elías, que estaba jugando de 8 y entraba cerca de palos. Ensayo de Elias. 0-1. Como diría un escocés, “la sonrisa de Elías iluminaba más que la luz eléctrica y además es más barata”.

En respuesta los Caurrozas intentaron romper con sus centros pero fueron bien parados por nuestra línea. Los del CAU, tras un saque de touch a la corta, vieron su oportunidad; los delanteros montaron un moul cerca de la línea de 10 de nuestro campo y fueron avanzando con sucesivos tornillos hasta que a cinco metros, por el interior, salieron dos CAU desmarcados. Ensayo del CAU. 1-1.

Al final de la primera parte, los Caurrozas tuvieron oportunidad para ponerse por delante en el banderín contrario, cargando una y otra vez con “pick and go”, parados in extremis en la línea de marca pegado al banderín derecho, el melé hizo aván al sacar el oval del ruck, y se acabó la primera parte con tablas.

En la segunda parte anduvimos algo descolocados en delantera debido a los cambios, lo que afectó tanto a la touch como a la melé. Sin ir más lejos, Begines estuvo de pilier y Ayerdi sacando las touch.  Wally salió de medio y en la primera melé centrada se jugó una salida del melé con el 8. Pero Brasas no se había enterado de la jugada y Wally salió solo a chocar contra la delantera del CAU.

Nuestra línea era francamente más rápida que la del CAU y se notó, un balón abierto a la línea provocó una situación de superioridad entre Fernando Uru, Marcus (que hizo un gran partido) y Gabi. Al final pase al interior a Gabi que ensaya. 1-2.

Hubo otras oportunidades, como una escapada de la línea que culminó con aván de Santi, que sufrió un tirón espectacular al intentar amagar al contrario.

El CAU siguió intentando montar plataformas para entrar en moul pero les paramos ordenados, gracias a que el pulmón de los dragones funciona algo mejor que los Caurrozones. El marcador ya no se movió. 1-2 Final del partido.

Fue un partido muy limpio y muy bien arbitrado.

Parte médico: desgraciadamente en esta ocasión hemos tenido varias bajas, aunque afortunadamente ninguna de gravedad; en el primer ruck Juanpa quedo fuera de juego con una brecha en la ceja, se tuvo que empotrar contra una testa acorazada porque llevaba la casqueta puesta. Como resultado le han puesto seis piercings en la ceja, ha quedado supertrendy pero se perdió el tercer tiempo. Fernando Uru después del partido parecía el Ecce Homo de Borja, yo pensé que se iba al hospital a que le hicieran una transfusión por la cantidad de sangre que había perdido, pero todo se saldó con piercings, ese que está tan de moda, en la ceja y otro, creo que poco visto, en una pierna. Gabi quedó tocado de una costilla. Jota me dio el coñazo durante todo el partido quejándose como una nenaza; que si me duele la pierna, que si me duele el brazo. El caso es que yo le veo fenomenal.

El último partido, Caurrozas vs. CRUC, se disputó mientras disfrutábamos de una ducha que parecía un baño turco. Al parecer ganó el CRUC 1-2 y Elías fue expulsado del campo por Caballo por entrar a sustituir a un Caurrozas sin su permiso.

El tercer tiempo tuvo dos fases, la primera en el restaurante del campo, dónde la bota de vino pasó de mano en mano y los Añejos nos vinimos arriba cántico tras cántico sin recibir respuesta ni del CRUC ni del CAU, hasta que una disidente del público terminó con la inspiración de Elías en pleno “ñigo-ñigo”. Fue un auténtico “ñigus interruptus”. Los de Castelldefels demostraron que habían preparado con rigor su gira madrileña y obsequiaron a todos los presentes con unas camisetas conmemorativas muy chulas.

La segunda fase transcurrió copa de ron en mano en la sede social del CAU. En ella hubo intercambio de chucherías y buen rollo por parte de los tres equipos.

Posteriormente, un selecto grupo de iniciados penetramos en el Sancta Santorum del CAUrrocismo y pudimos contemplar extasiados sus gloriosos trofeos (en especial la Copa del Rey de 1979, creo).

Resumiendo, fue un magnífico día de rugby.

Les deseamos una pronta recuperación a todos los lesionados.

Jota

También te puede interesar...

El Club necesita de tu colaboración

Delegados de Equipo y Ayudantes de delegado Para comenzar la temporada lo primero que se …

4 comentarios

  1. Que grande la Jronica… Como siempre con humor, buena descripción, amena e interesante. Gran triangular… Gracias por estampar con palabras el recuerdo de un glorioso día de Rugby, como bien dice nuestro gran jronista…

  2. Tan buena Jronica ,que la he compartido ,eso si ,respetando el nombre del Jronista

  3. FE DE ERRORES.

    Tras haber recibido innumerables mensajes creo necesario puntualizar dos aspectos de la jrónica.

    En primer lugar, una omisión; Carlos Soler jugó contra nosotros con el CAU pero también se estrenó jugando con añejos perfectamente uniformado de negro (existiendo documentos gráficos que lo corroboran sin margen de error alguno).

    En segundo lugar, una inexactitud; la primera salida de Wally con Brasas de 8 por el cerrado de la melé funcionó perfectamente, fue la segunda salida la que no salió tan bien.

  4. Pues sí, jugué contra Alberto Malo… pero contra otros 29 más
    Grandes partidos, rudos, contundentes, divertidos y pasados por agua.
    Espero poder volver a repetirlos pronto, que una visita a Castelldefels estará de vicio: apuntado el torneo de rugby playa.

    Pd: Apuntado queda “jugué contra Malo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idioma