Las crónicas de Harry: CICLONICA: ACOPLANDOSE. AIRBUSAERONAUTICOS B 24 (b) HORTALEZA VERDE 36 (b)

El nombre del campo de Airbus aeronáuticos tiene resonancias épicas; PUERTA DE HIERRO. Parece que vas a encontrarte al Cancerbero en un rincón, o que dos caballeros armados a van a luchar por el corazón de su princesa, o que las puertas son de hierro para evitar que entren orcos gigantes… Eso y la terrorífica prevision del tiempo, que amenazaba con una ola de frío estratosférica, nos habían puesto en alerta a los dragones y nos armamos hasta los dientes.

Cogimos de lo mejorcito que encontramos en casa y allá que nos fuimos preparados para el Argamedón. En mi caso, mi chonichandal, pieza kitsch de la que estoy cada día mas orgulloso y que cada vez se ve menos entre los dragones, así como el casco que me regaló la ciclona como condición para seguir jugando. A Torrejón, no se le ocurrió cosa mejor que traerse unas botas rosas, como si fuéramos bailarinas.

A la llamada de corneta acudimos Darty, Blanquito, Kiko, Topo, Daver, Gonzo, Villa, Quique, Bode, Pepe, Ferraza, Ricardo, JP, Guada, Chiui, Tres litros, Jeffrey, Toro, Torrejón, Ángel, Milo, Carmona y un servidor. El tiempo, en contra de lo lo que se preveía estuvo estupendo para jugar al rugby.

El calentamiento indicaba un alto grado de concentración en el equipo. El nivel de sincronización y coordinación fue elevado para estas latitudes. Y el del contrario también.

El choque inicial fue duro, aguantamos como pudimos sus embates y tardaron más de lo habitual en perforar nuestras defensas, pero lo hicieron. Que estábamos descolocados lo puso en evidencia una patada defensiva de Villa para estupefacción de la concurrencia. Pero a partir de ese ensayo, la maquina del cuarto comenzó a carburar. Dinamizados por un Bodelón muy activos, los delanteros empezaron a engranar jugadas.

Fue en esta segunda fase donde se pudieron ver las capacidades que sus otros hobies le otorgan a Guada; el baile irlandés y el swing. Porque sin ellos no se explican las versátiles maniobras de evasión de placaje que exhibe, fintando con el cuerpo por debajo cuando ya tiene encima el abrazo del oso.

Y al empuje de los del cuarto se marcaron tres ensayos dejando una distancia en el marcador que parecía que iba a ser definitiva. Pero no fue así. Airbusaeronauticos no bajo la cabeza y nosotros no matamos el partido. Sendos ensayos por penetración de los aeronáuticos fueron contestados por una espectacular carrera de Carmona de más de cincuenta metros por la banda, a pase de Bodelón por el cerrado llegando llorando sobre la línea de ensayo.

Con un marcador justo de 19-22 a favor, un poco atascados y quince minutos para el final, nuestro apertura recibió una instrucción clara de la entrenadora; ¡haz que jueguen los centros! A sazón, ni mas ni menos que Pepe y Ferraza. Y en unos maravillosos quince minutos finales, las combinaciones dentro fuera se multiplicaron, acorralando a los aeronáuticos en su territorio culminando varias fases consecutivas con dos ensayos que cerraban el partido. Un postrer ensayo de los aeronáuticos en la última jugada, maquilló un poco el marcador y otorgó su punto bonus.

El tercer tiempo nos lo organizaron en un bar de De Guzmán el bueno que tenía una guapísima camarera griega, bióloga ella, sirviendo cervezas en shorts vaqueros que no sé si ha hecho tambalear a la sólida pareja Villa-Manolito. Lo que si pude comprobar es que Chiui asaltaba la barra del bar y se puso a su vera, seguramente impelido por su generosa voluntad de acelerar el servicio de cervezas a sus compañeros y no por la tan básica motivación de intentar tocar chicha. Cuando Ferraza pidió una naranjada porque al día siguiente tenía que estudiar, no me pude reprimir y le ofrecí en matrimonio a cualquiera de mis tres hijas que son de su edad. No se encuentra todos los días chicos tan buenos por la ciudad. Ferraza se lo tomó a broma.

He tenido que cerrar el movil porque a la hora de escribir esta ciclónica siguen sonando mensajes que entran en el guasap del Hortaleza verde, quizás indicando el desenlace con la bióloga griega, o más probablemente, lamentos, carcajadas y salidas de carril de una noche de domingo de unos dragones indomables.

¡Aúpa XV! El Ciclón del Hortal

También te puede interesar...

Se adelanta el inicio de los entrenamientos del Senior femenino

Idioma