El ascenso se nos resistió en Jaén (UAS Mairena 25- Hortaleza 18)

Fotografía: UAS

Salí de casa temprano, furtivamente, con mi chonichándal y mi camiseta de añejo para no olvidar los orígenes de donde hemos venido y afrontar uno de los momentos decisivos de nuestro club de este año. En el autobús los chavales estaban bien, sanos, preparados,  concentrados …  El día se presentaba como un punto de bifurcación significativo y extraño. Teníamos que salir de las restricciones de movilidad del estado de alarma y la presencia de aficionados del XV se antojaba como imposible. 

A posteriori es fácil decir que quizás cometiéramos el típico error de no asumir el reto con la humildad necesaria. Quizás la falta de preparación por la extraña temporada que vivimos, estaba difuminada por la alegría que emitían los jugadores por verse jugando juntos de nuevo. Quizás el visionado del partido del Mairena la semana pasada nos creara falsas expectativas y no calculamos bien los avances que podían hacer en una semana. O quizás todo un poco … A estas alturas, ya sabrá el lector que perdimos por un ensayo en el último minuto, que hicimos un primer tiempo malo, un segundo mejor y que al final la balanza se inclinó del lado de Mairena, un equipo en progresión y con el desparpajo que a nosotros nos faltó.

Siendo el partido muy nivelado, los dos o tres fallos que tuvimos en la primera parte, al  no rematar en el ataque, le proporcionaron la confianza necesaria a Mairena para crecerse y acabar el primer periodo adelantándose en una internada por el cerrado con nuestra delantera mal posicionada. Ya en la segunda parte Mairena amplió su ventaja hasta los doce puntos cuando su 11 cogió una patada defensiva y con metros por delante, todo nuestro equipo practicó nuestra famosa jugada secreta “queplaqueelsiguientequeamimedalarisa”, sin desmerecer la carrera del rapidísimo ala, a quien Julio, el comentarista y presidente del Mairena denominó como un tryman de libro.  Tocaba una remontada de al menos 12 puntos. Y la hicimos; aprovechando un sinbin, a base de nuestra típica cabezonería, Sanro consiguió posar de delantera. Y seguidamente en un lance semiabierto, el experimentado y pillo Kiko levantó el oval proporcionando por el cerrado una poderosa carrera de Nelson que remató Ocaña para que Fran empatase el partido a 18. Los últimos minutos defendimos con fuerza en nuestra línea de marca hasta que, de nuevo por el cerrado, Mairena rematase el partido ya con el tiempo cumplido.

Los registros gráficos existentes hoy y la inmediatez de las transmisiones actuales hacen innecesaria la transcripción más en detalle de nuestra derrota. Los competentes analistas han dictaminado ya las causas y supongo que pondrán pautas de actuación. Cabe mencionar el estreno en el senior masculino de Nelson, el gran pequeño Ocaña, Pierrick el veterano, Varis el santanderino y el joven nico.

Pero creo conveniente hacer una breve reflexión sobre el significado y consecuencias de este partido en nuestra singladura.

En primer lugar, no hemos ganado todavía el partido que se merece para jugar en DHB. Las varias oportunidades que se nos han presentado últimamente han sido fruto más de la fragilidad de los proyectos alternativos que de nuestros méritos. Ese partido que ganemos con rotundidad y nos permita entrar en DHB con confianza puede llegar a finales de esta temporada.

En segundo lugar, el núcleo de este equipo está fundado en una amistad entre los chavales que va más allá del campo, que está basada en muchos años de hacer rugby juntos. En la vuelta desde Jaen, nuestro presidente Elías, un poco abrumado por el daño psicológico que hubiera podido causar la derrota, se apresuró a sugerir en el autobús unos cánticos para exorcizar los demonios que los chicos pudieran estar incubando. Los chavales celebraron de inmediato los distintos bautismos de acogida y con voracidad juvenil se pusieron a cantar por haber podido jugar a rugby y volver a verse todos juntos hasta tal punto que nuestra chofer favorita, Noelia, en jugada nunca presenciada por este veterano cronista, tuvo que levantarles la voz para que se comportaran. ¡Gracias por permitirme jugar con vosotros, chicos!

Así que esta va a ser nuestra historia; tenemos un buen material de fabricación artesanal con el que trabajar nuestro equipo senior masculino. Partimos, sin duda, como uno de los equipos favoritos para ganar la regional y poder jugar ese partido que nos satisfaga a final de temporada. Lo haremos con humildad, pisando fuerte y disfrutando de jugar al rugby.

Y mientras este equipo de gran potencial ajusta sus engranajes y bielas, al resto del club nos queda trabajo. Tenemos por un lado que movilizar a la gran masa social que disponemos para sentar bases sólidas y jugar en división de honor con estabilidad estructural. Y por otro, seguir disfrutando del rugby como hemos disfrutado en Jaen en todas las oportunidades que este año las circunstancias nos permitan. 

No quiero terminar esta pequeña crónica sin desear a Mairena y a su presidente Julio, compañero comentarista, una fructífera singladura por DHB así como agradecer a Jaen y a Victor la agradable acogida del club. A pesar de que Jaen era  un 5% Mairenista, ni lo notamos, ni nos importó. Quedaron partidos de veteranos apalabrados tanto para nuestras Khalesis con Mairena como para nuestros Añejos que se dirimirán…  (adjuntar coletilla del año)… “cuando las circunstancias lo permitan”. 

En fin, quiero por último agradecer a la Ciclona y nuestras hijas su paciencia por este pluriempleo polifacético que me ha salido en el XV y permitirme esta escapada juvenil…. ¡en chonichandal! Si no hubiéramos salido tan temprano, no creo que me hubiera podido escapar con tanta alevosía.

¡Aúpa XV!

El Ciclón del hortal. 

También te puede interesar...

Olivia Fresneda amadrinará al XV Hortaleza en el proyecto #YoSeréLeona

Olivia Fresneda con el balón en un partido con la Selección Española de Rugby XV. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idioma