Nuestros dragones añejos juegan triangular con Les Abelles y CAU Valencia.

CSC_0940

LARGA JRÓNICA DE ABRIL (I)

TORNEO “PANTERA”; SÁBADO 22 DE ABRIL.

POLIDEPORTIVO QUATRE CARRERES. VALENCIA.

Les Abelles 6- Añejo XV Hortaleza 0/ Les Abelles 2- CAU Valencia 1/ CAU Valencia 3- Añejo XV Hortaleza 1

¡Porras es el padre!

Unos días después de haberme topado con Porras en el supermercado, no sé muy bien cómo y ni de qué manera, a primera hora, he parido en la oficina. Sin café, sin epidural y sin matrona; me ha salido esta jrónica. Un tanto canija y desnutrida; pero jrónica.

Eso sí, que quede claro, Porras es el padre.

Para empezar tendremos que remontarnos a hace dos semanas.

Aprovechando la participación de las camadas de dragoncitos sub 6, sub 8 y sub 10 en el Torneo Pantera de Valencia, organizado por el Rugby Club Les Abelles, los más tarados de los Añejos del XV Hortaleza decidimos aprovechar que el Turia ya no pasa por Valencia para formar un equipo de Papis Añejos para fardar de rugbiers delante de los niños y jugar el Torneo Pantera en su versión viejuna.

Lo que en un principio iba a ser un partido contra las viejas abejas que aún zumban, se convirtió un triangular con Les Abelles y CAU Valencia. Partidos de dos partes de 20 minutos.

La consigna era estar en el campo de juego el sábado a las 18:00 h., de modo que; unos en coche, otros en tren o en autobús, unos con arena de playa por todo el cuerpo y otros con los caracoles de la paella a medio digerir, nos fuimos juntando los Oldtaleza Old Dragons, para ver el partido de ascenso a División de Honor entre Les Abelles y CRC (29-26, al final) previo al colofón del torneo Pantera.

Hay dos asistencias muy dignas de mención, la de Mito que el viernes había cerrado todos los bares de Valencia y la de Asterix que visitó todos los campings del Reino de Valencia antes de dar con el que alojaba a las categorías inferiores del XV Hortaleza.

Nos dimos cita en los Campos de Jorge Diego Garceran “El Pantera” (un London Wasp que mutó a abeja): Quesito, Batuta, Paco, Gabi, Mito, Jota, Marabunta, Uru, Asterix, Gerión, Julián, Wally, Fernando, Vicente, Nando, Elias, Porras, Peti, Andrés Muñoz el Mapache, Jaime Bonifaz, Zapata y Pedro. Nos podríamos haber llamado los Papitos del XV Hortaleza porque había aplastante mayoría de padres de dragones.

Reestrenos: Jaime que jugó con nosotros el torneo de Indusaurios al principio de la temporada y Andrés el Mapache que este año todavía no había jugado con Añejos.

Creo que se estrenaron como Añejos Pedro y Zapata.

Es bien sabido que a los Añejos del XV Hortaleza no vienen a vernos jugar ni novias, ni mujeres, ni hijos, ni nietos, ni el Tato… ¡Nadie! Por eso tendríais que haber visto las gradas del Campo Central de Quatre Camins aquel sábado. ¡Las gradas repletas! Llenas de chavales con la camiseta negra del dragón, animando enfervorizados a sus ídolos. Familias enteras dando colorido rasta a las gradas (las de Wally, Jaime Bonifaz, Jota o Elias. Y también la familia más familia de todas las familias; la FAMILIA MARABUNTA).

CSC_0948
Las gradas repletas de simpatizantes; el cronista explicará en su momento, el título de la jrónica

Después de una entrada espectacular de los tres equipos en el campo abarrotado de público jugamos el primer partido contra Les Abelles.

Las abejas están preparando concienzudamente su asistencia al EGOR de Lisboa 2017. Han juntado muchos jugadores (van a presentar dos equipos), entrenan varios días a la semana y dentro del programa de preparación han organizado la versión canosa del Torneo Pantera.

Les Abelles sacaron de la colmena un enjambre para jugar su torneo (unos 40 jugadores). Los que estéis pensando en pequeñas abejas melifluas estáis muy equivocados. Lo que había en el campo eran enormes abejorros con el aguijón bien afilado.

El árbitro CAU nos informó de que no habría disputa del ruck, desde el momento que un jugador fuese al suelo con un apoyo el balón era automáticamente para su equipo. Desde el principio los Abejorros demostraron que lo tienen entrenado. Una y otra vez entraban en pareja al ruck para relanzar el juego con una nueva pareja y un nuevo ruck; mientras nosotros nos hartábamos de placar e implicábamos inútilmente gente en los ruck.

Pese a que salimos con intensidad, los ensayos en contra se fueron sucediendo, porque pese a que placamos mucho y bien a la enorme delantera de los abejorros, ellos no perdían jamás el balón. Hacían fases sucesivas de rucks y luego abrían a su línea que atesoraba calidad y velocidad. Creo que no hicieron un solo avant en todo el partido. Todo lo jugaron a la mano por lo que no hubo apenas disputas de touch. En los golpes pedían melé.

Los balones de los que dispusimos los abrió Peti a la línea donde Gonzalo practicó el “jogo bonito” de la finta y el recontrapié mientras que Paco, Pedro, Gabi y los Fernandos trataban de desbordar o chocar; pero sin conseguir desequilibrar la ordenada defensa himenóptera.

Nuestra única oportunidad fue de delantera, con un moul, del que salió Elias con el balón a chocar contra la defensa. Tras el ruck Peti abrió a la línea frente a los palos de las abejas, pero el balón se cayó. En el contraataque los himenópteros no perdonaron y nuestra oportunidad se saldó con un nuevo ensayo en contra.

Al final de la primera parte 3-0. Clara superioridad de Les Abelles.

En la segunda parte los de negro y naranja (que en esta ocasión vestían de gris) sacaron un equipo nuevo, y siguieron jugando de la misma manera. Nosotros, en defensa, seguimos placando e intentamos implicar menos gente en los rucks mientras que en ataque aplicamos el mismo juego que las abejas, delantero al choque con un apoyo era ruck ganado.

Estoy seguro de que nuestro línea hizo los espectaculares cruces y saltos que la caracterizan, pero como yo jugué de talona todo el partido, no pude verlos. Cuando sacaba la cabeza de la melé sólo se veía un ruck allá a lo lejos.

En cambio sí puedo atestiguar la intensidad de nuestros delanteros, Andrés, Marabunta, Vicente, Gerión, Porras, Elias, Zapata, chocando contra la pared defensiva de los de negro y naranja.

Pese a que el juego estuvo algo más equilibrado, siguieron cayendo los ensayos de Les Abelles. Con paciencia hacían sucesivas fases de delantera sin cometer avant y luego abrían a su rápida línea para que ensayaran. 6-0. Final.

Creo que los zánganos de Valencia después de tanta preparación se van a llevar una decepción cuando descubran en Lisboa que el EGOR no es competitivo; no se apuntan los resultados, no hay finalistas y no hay ganadores.

Después se vieron las caras los dos equipos valencianos, el numerosísimo enjambre de abejotes contra los rojinegros del CAU Valencia, que se presentaron algo escasos de efectivos.

Fue un choque a cara de perro, muy equilibrado (empate a 1 en la primera parte), que finalmente se llevó el equipo de la colmena por 2-1. La rivalidad local era patente, tanto que el árbitro avisó de que como siguieran comentando sus decisiones se quedaban sin árbitro.

Ya de noche, jugamos nuestro segundo partido contra CAU Valencia.

Los del CAU no estaban sobrados de jugadores y llegaba algo cansados después de jugar un disputado partido con Les Abelles. Por eso, aunque objetivamente tenían mejor equipo que nosotros, les aguantamos muy bien en la primera parte, e incluso les sorprendimos con una defensa ordenada y continuidad en el juego de ataque.

Aunque se adelantaron los de negro y rojo del CAU pronto vieron que no les iba a resultar tan fácil como pensaban ganar a los viejos dragones.

Hay un vídeo en el que se ve la superjugada del torneo Pantera de los Añejos.

Con continuidad y varias fases seguidas, implicando a todo el equipo, el oval llega al final de la línea a derecha del ataque y, tras un par de rucks, agota la línea en el lado contrario donde Fernando rompe la defensa por el ala y entra en marca pidiendo un apoyo para el pase. Andrés cerca de palos recibe el pase y ensayo. 1-1 que se mantuvo hasta el final de la primera parte.

En la segunda parte los del CAU se emplearon a fondo para ensayar en dos ocasiones más, mientras que nosotros defendimos con bastante orden pero sólo llegamos a pisar el campo contrario en contadas ocasiones. Que yo recuerde, una galopada de Marabunta que llegó cerca de 22 contraria, chocando con tres defensores cerca de la línea de touch. 3-1 Final.

Cantamos frente a la grada con nuestros dragoncillos.

En resumen, dimos la cara contra dos equipos claramente superiores al que nosotros llevamos a Valencia. Placamos mucho y bien. Al principio nos costó adaptarnos a la regla de no disputa del ruck, pero al final entramos en su dinámica.

En los dos partidos se aplicó la regla de “entrada con un apoyo igual a ruck ganado”. En estos partidos prácticamente no hay posibilidad de recuperar el balón en el juego si no cometes avant. Y si juegas a la mano, prácticamente no existe la touch. En todo el partido contra el CAU solo sacamos una touch y contra los abejorros, ninguna.

Mito fue destituido de delegado a subdelegado por no traer cerveza al vestuario. Indignante.

Tercer tiempo hípster en la zona de carritos con comida. Entre hamburguesas vintage, pizzas napolitanas, burritos de Mexico lindo y perritos deconstruidos, cantamos algo de nuestro repertorio liderados por un Elías aquejado de amnesia intermitente. Record absoluto; el “ñigo-ñigo” más corto de la temporada, y el “le puse la…” más largo de la historia. Ganamos el tercer tiempo con claridad. Como siempre.

Cuando se acabó la cerveza en el campo hubo cuarto tiempo en el bar e, incluso, hay quien hizo quinto tiempo en el camping.

Insisto, ¡Porras es el padre!

Fin de la primera parte.

Jota

También te puede interesar...

El Club necesita de tu colaboración

Delegados de Equipo y Ayudantes de delegado Para comenzar la temporada lo primero que se …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idioma