Sub 12 inconscientemente competentes

Y ahora que he llamado su atención con este titular, me explico: no es un trabalenguas, ni siquiera soy su autor, este termino tiene copyright, su dueño es nuestro director deportivo Bibi. Esta semana tuvimos reunión todos los técnicos de la academia, y el jefe nos propuso un reto, conseguir nuestros pequeñ@s lleguen a Seniors en ese nivel.

En resumen, inconscientemente competente significa, el modo de calificar el estado de un jugador cuando se comporta inadvertidamente de un modo competente en la ejecución de acciones técnicas o toma de decisiones.

Por tanto, podéis imaginar aun en sub12 estamos lejos de ese estado, digamos que ahora somos todo lo contrario, conscientemente incompetentes porque sabemos cuales son nuestros errores y debilidades, pero la parte positiva es siempre conocer como trabajarlas para mejorar.

Hay una habilidad, no técnica, pero si social, donde si hemos conseguido llegar a ese nivel, y es un asunto determinante para seguir creciendo: tener sentimiento de equipo.

Como educadores, en este primer trimestre, era uno de nuestros objetivos principales, hemos conseguido sin perder competitividad que las dos añadas se integren con todos de un modo natural e innato. Todos son mas amigos, se conocen mejor, sus debilidades y sus fortalezas, sin envidias, ni reproches, sin colores, ni niveles, todos se sienten importantes para el equipo, todos evolucionan dentro de su desarrollo, juegan por igual y se sienten útiles.

Como formadores de rugby, ahora que los cimientos en el plano emocional son solidos, empezaremos a mejorar mas rápidamente en el autentico objetivo deportivo de este año, aprender a dominar jugar sin balón, aprender a ser útil en el campo, estoy hablando del segundo principio básico del juego: el apoyo, en defensa y en ataque.

No descuidamos el plano deportivo por querer construir un solido sentimiento de amistad, simplemente es el camino mas corto en el aprendizaje, y eficiente para conseguir resultados. Hemos conseguido dopar mentalmente a nuestros jugadores, cada uno confía en el que tiene al lado, sabemos que nuestra debilidad esta en el eslabón mas débil, por eso reforzamos estos cada día, y eso seguiremos haciendo mientras nos lo permitan.

En Rugby, no hay balón de oro, ni bota de oro, un jugador no gana solo un partido, y aunque siempre habrá piques durante los entrenamientos, el autentico respeto es el que se demuestra con entrega y esfuerzo cada partido, apoyando a los tuyos, esas conductas como una ayuda en el placaje, una carrera cerca del portador aun sabiendo que tu compañero es mas rápido, ese pase generoso en línea de marca para evitar un duelo innecesario, esa frase de animo cuando sabes que la has cagado, etc. etc.  esas conductas son las que realmente valen y son las que ganan los partidos, … ¿de que te vale tener al mejor placador del mundo en tu equipo si no va a esforzarse por tapar la carencia o error de otro compañero?

Perdón por esta chapa-crónica, pero a medida que vayan creciendo, cada vez habrá menos crónicas divertidas o como esta que hable de valores, y esto en parte me da pena, porque hablaremos más de detalles técnicos, jugadas, puntos o alineaciones, … Para entonces, espero que nuestros pequeños dragones sigan siendo inconscientemente competentes hacia ese sentimiento de equipo, y se dejen el alma por sus amigos en cada partido como lo han hecho esta ultima y fría mañana de sábado en Orcasitas. ¡¡¡Enhorabuena!!!

Crouch, bind , set!!

 

Texto: Gabi

Fotografía : Bertoni

También te puede interesar...

El Club necesita de tu colaboración

Delegados de Equipo y Ayudantes de delegado Para comenzar la temporada lo primero que se …

Un comentario

  1. Enhorabuena entrenadores por la valoración y el reto tan importante a conseguir con nuestros pequeños Dragones. Es emocionante ver cómo estos jugadores poco a poco van consiguiendo los objetivos para el EQUIPO. Gracias por vuestro trabajo y adelante!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idioma