UN BRINDIS POR UNA FINAL

UN BRINDIS POR UNA FINAL
XV HORTALEZA NEGRO, SUBCAMPEÓN COPA DE ORO DE MADRID

 

Hay veces en la vida que presencias acontecimientos que, ya de antemano, sabes que, en un remoto rincón de tu memoria, permanecerán para siempre. Lo vivido hoy en Orcasitas será uno de ellos, no sólo para los padres y madres, sino también para los propios niños y su entrenador.

La grada, más repleta que nunca de familias al completo -hermanas incluídas-, de insignes veteranos del club como el Gran Villegas, del cuerpo técnico del XV, liderado por su Director, Mati, era reflejo de la expectación de la jornada.  Durante toda la temporada el XV ha demostrado estar por encima de históricos clubes que disputan la Copa de Madrid; Arquitectura, Liceo Francés, Alcobendas, Industriales… han ido cediendo ante las bocanadas de fuego de nuestros dragones, dando como resultado la posibilidad real de disputar hoy la Copa de Oro.


 

 SEMIFINAL: XV NEGRO: 20  –  ALCOBENDAS A: 0
El resultado puede resultar engañoso porque los bravos alcobendenses han peleado y se han fajado como auténticos valientes. Partido duro, duro de los de verdad. Traían los deberes bien hechos y han dado una lección de como parar nuestro pick and go, que tanto daño les había causado en anteriores encuentros. Hoy esperaban acechantes la salida por el lateral del ruck y nos placaban inclementemente; nos han presionado como nunca y nos han hecho jugar en nuestro campo durante toda la primera parte. Ni siquiera un ensayo de Monchi les ha descompuesto y han seguido jugando con gran intensidad.
Nosotros hemos salido como siempre, con ímpetu y colmillo afilado y, fruto de ello, en los primeros minutos Monchi ha logrado el primer ensayo por el centro con el olor que desprende la esencia del rugby: veo hueco y por allí voy, a ver quién me para. 5-0.
Acto seguido, Alcobendas ha decidido ir a por el partido atacándonos foribundamente, pero nuestros irreductibles hortalinos les han placado una y otra vez. Hemos pasado por situaciones críticas muy bien resultas especialmente por José María en un magnífico placaje cuando parecía que una bala granota traspasaba nuestra defensa, pero nuestro José, bien colocado, se arrojó a sus piernas, pegó la cabeza al lugar donde la espalda pierde su honesto nombre e hizo rodar por los suelos al peligroso alcobendense. Destacable una magistral francesa de Monchi  que tumbó a un contrario que ya iba pensando cómo celebrar el ensayo y poniéndose guapo para la foto. ¿De dónde habrá sacado Monchi ese último impulso para llegar a los tobillos rivales cuando las leyes de la física dictaminaban implacables la imposibilidad material de lograrlo?. Por el suspiro de admiración del graderío se puede concluir que “no fue cosa de humanos”.
Con el pitido final de la primera parte quedó tendido en el suelo un jugador de Alcobendas teniendo que recibir asistencia sanitaria. Desde aquí le deseo una pronta recuperación.
La baja ha sido acusada porque en el segundo tiempo pasamos a dominar el partido, llevándolo a su zona defensiva y no pasando apuros. En el minuto 5, Juan, tras una gran jugada de Rober, consiguió subir al marcador un segundo ensayo que cerraba el partido.
Para rematarlo del todo, Juan, otra vez Juan, que a esas alturas tenía muy claro lo que había que hacer para ocasionar el mayor daño posible a Alcobendas y lo hacía, recogió el balón en un ruck, trazó una comba perfecta dirigiéndose al banderín y cediendo el ensayo a Pablo que iba en el apoyo.
Cerró el partido Muña, valiente todo el partido, atravesando las líneas defensivas por el centro, y posando el melón en su zona de ensayo. 20-0.
Ha sido un magnífico partido, no exento de un gran desgaste por nuestra parte. Digno de admirar el compromiso, la entrega y la lucha de todos los jugadores.
 
FINAL: XV: 10  – CRC: 15 (ENSAYO DE ORO)
Saltaron nuestros dragones al  campo para disputar el partido más importante en sus cortas carreras en exceso tensionados, lo que provocó un poco de imprecisión en nuestro juego, a lo que hay que añadir el tributo en fatiga provocado por el durísimo partido de semifinales.
Pese a ello, empezamos el partido presionando a CRC en su campo e impidiendo su avance y, cuando éramos dueños del oval, lo movíamos con aceptable fluidez. Los pozueleros se defendían bien utilizando el recurso de la patada con muy buenos resultados. En una de ellas, Rober, nuestro zaguero, sufrió un golpe en la cabeza que lo dejó aturdido; aún así, intentó seguir en el campo, pero avanzaba tambaleándose. Afortunadamente todo se quedó en el golpe aunque no pudo jugar más por precaución.
Pasamos un bache serio y en poco más de dos minutos nos metieron dos ensayos y así llegamos al descanso: 0-10.
Pero estos guerreros están hechos de otra pasta y sintiéndose alentados por la grada, se vinieron arriba y se fueron a por el CRC, dejándoles muy claro que si pensaban que tenían la final ganada estaban muy equivocados.
La unión entre equipo y afición brilló como nunca  y los bravos dragones, espoleados por los ensordecedores cánticos hortalinos, se metieron en la zona defensiva pozuelera provocando un golpe de castigo que jugado velozmente con “Caterpillar” Monchi, sirvió para acortar distancias, provocando el clamor, la euforia y la alegría de la colorida y entusiasta grada. 5-10.
Con CRC tocado seguimos a la carga y en un buen avance, Natalia, se coló por el medio de la defensa obteniendo el merecidísimo empate a 10. La afición se volvía loca.
Fue increíble ver cómo el equipo cansado, muy cansado ya, con casi todo perdido, tiró de su orgullo, de su corazón, de su confianza en el trabajo, de su disciplina y de su fe para hacer que CRC acabara pidiendo la hora y defendiéndose con patadas al balón, pasando sus peores momentos al final de partido.
Concluído el tiempo ordinario, nos precipitamos a la prórroga con “ensayo de oro”. Transcurría ésta con buenas defensas de los dos equipos en medio del campo hasta que, en una jugada que el Señor Arbitro dejaba seguir señalando con el brazo ventaja a nuestro favor, el colegiado paró y señaló golpe en contra que aprovechó un escurridizo pozuelero para marcar el definitivo 10-15 que nos hizo Subcampeones de Madrid.
El partido siguió con el tradicional pasillo y, tras el aplauso que brindaron a su fiel afición, los bravos prebenjas, con la cara alta, bien alta, se abrazaron en hilera y con el pecho henchido entonaron el Himno del XV. Y cantaron, cantaron bien apretados, cantaron tan alto y tan fuerte como solo pueden cantar los que lo han dado todo en el campo, los que no les queda aire en los pulmones para correr  y trotan, los que miran a los ojos de sus compañeros y ven gratitud por el esfuerzo, los que juegan para sus compañeros en el campo en el banquillo o para  los que están lesionados, los que quieren agradecer a su público los ánimos. Y todos cantaban:
Nico, porque está feliz en el equipo, se le ve en la cara sonriente lo que disfruta cuando juega.
Fede porque se siente uno más de grupo que da todo en el campo y que se ha sentido partícipe de lo conseguido.
Andrés porque se está acordando de todos los que se ha llevado por delante en sus acometidas y está pensando si Iñaqui le sacará en la crónica, que tanto disfruta cada fin de semana.
Carlos porque se acuerda que ha estado metido en todos los fregados de los partidos y ha peleado como un jabato.
Monchi porque es un líder y, si hay que cantar, pues él está  ahí
Monchi porque es un líder y, si hay que cantar, pues él está  ahí el primero para hacerlo y bien fuerte.
Pablo porque no tiene otra manera de sentir el rugby sino cantando.
Mini-Juán porque sabe que lo ha dado todo y que su padre pasea el dragón del escudo con orgullo por Orcasitas.
Adrián porque sabe que le ha estado viendo toda su rugbista familia y que están muy contentos de verle placar y avanzar en línea recta cada vez que le llega el balón.
Rodri porque sabe que, aunque hoy no ha tenido ocasión de marcar las diferencias con su velocidad, no ha fallado ni un solo placaje, ejecutándolos todos con depurada técnica
Jose María porque se acuerda de los placajes que ha hecho y porque ha estado atento y dispuesto en el juego del equipo.
Muña porque ha jugado para el equipo, concentrado siempre y además, ha tenido la suerte de ensayar.
Juan porque sabe que su entrega ha sido total, que ha mantenido a raya a los rivales disputando todos, absolutamente todos, los rucks
Natalia porque es consciente que de ella dependía la fluidez y velocidad en el juego y ha estado siempre colocada para iniciarlo; la más lista de la clase.
Rober, dolorido más por no haber jugado que por el golpe, porque conoce su peso en el equipo y  sabe que sus compañeros se sienten seguros con él guardándoles las espaldas.

El himno fue un homenaje a ellos mismos, a sus familias y también a su entrenador, Elías, que es, a mi juicio, el artífice máximo de esta exitosa temporada. ¡Qué gran activo para un Club de cantera como el nuestro!. Todos los niños le quieren y respetan porque él los quiere y los respeta; les ha transmitido los valores del rugby: humildad para jugar, respeto cuando se gana y dignidad cuando se pierde. Ha inculcado no solo a los niños sino también a nosotros, madres y padres, el respeto al rival y al árbitro, al que nunca ha presionado o discutido sus decisiones. Cambio de tiempo verbal para decirte: es un placer tenerte al frente del equipo.

 

Por último, quiero destacar a los que nunca habéis fallado, a las familias y amigos que habéis animado hasta la extenuación,-¡qué ambientazo!-, que habéis estado pendientes para que no faltara agua, fruta, balones, botiquines…  al equipo, que os habéis emocionado viendo a vuestros hijos, que habéis tenido un comportamiento ejemplar en el campo, que habéis hecho fotos y videos y los habéis compartido, que habéis sacrificado compromisos familiares  para que los niños no falten al rugby. ¡Gracias!

Y el epílogo:
Ver auparse a Elías y sus muchachos por la grada ha sido emocionante. Allí, arriba. En lo más alto. Condecorados con las medallas. Monchi recibiendo la copa de Subcampeones, gritando: XV, y el resto, a coro: HORTALEZA. Se les oía desde El Hortal. Los pelos de punta. Sois grandes dragones, muy grandes.

En Madrid a 10 de mayo de 2014.
Día mundial del derecho a llorar sin sentir vergüenza

Iñaqui

 

 

También te puede interesar...

Enhorabuena Carlos Fernández “Dompi”, nuevo Presidente de la Federación madrileña

El pasado 30 de octubre tras la Asamblea General, el candidato único Carlos Fernández de …

Idioma