VIENDO CHUTAR AL BALÓN, “OVALAO, OVALAO”

CRÓNICA DEL CAMPEONATO DE ESPAÑA DE RUGBY TEMPORADA 2013-2014 CATEGORÍA PREBENJAMINES

Todos los focos mediáticos estaban puestos este fin de semana  en otro”deporte-espectáculo-negocio”, donde una tropa de mercenarios, millonarios antes de tiempo, iban a defender los intereses económicos de sus mandatarios sin alma, que hacen negocio  con  los sentimientos de millones de personas que son los que de verdad sufren y se alegran, pero el verdadero espíritu deportivo se daba cita en Valladolid, donde una legión de niños y niñas, en torno a 1500, pertenecientes a 30 clubes de todo el país, divididos en 108 equipos, disputaron el Campeonato de España de Rugby de las categorías de Linces, Jabatos, Prebenjamines y Benjamines.

El XV de Hortaleza presentó un equipo en la categoría de prebenjamines integrado por 13 jugadores: Ian, Daniel, Muñagorri, Pablo, Tomás, Adrián, MiniJuan, Carlos,  Juan, Monchi, Roberto, Fede y Andrés. A los mandos iba el entrenador, Elías, y Fernando como encargado esta vez de la burocracia de la expedición, tarea, sin duda, pesada como una densa niebla.

 

No pudieron acudir en esta ocasión Natalia, que hacía la comunión y que nos mandaba el sábado una preciosa foto del acontecimiento  que hacía difícil imaginar el coraje competitivo en esa carita angelical, Rodri que en su afán de ser algún día bi-tri o cuatriligue se quedaba en Madrid a realizar un examen de chino y José Mª.


El viernes por la tarde nos concentrábamos todos en El Hortal a despedir a nuestros retoños que montaban en el Bus y, cargados de ilusión, enfilábamos la A-6, camino de Matapozuelos, donde el club había reservado una Granja Escuela, antigua guarida de  tigres, leones e hipopótamos, que un buen día decidieron hacer una visitilla a los habitantes del pueblo, causando gran revuelo entre la población local, intranquila por tan salvaje compañía. Allí dejamos a los niños con Elías velando su descanso.
La gestión realizada por Jose y Rosa en la reserva de la casa rural “El LienZero” fue todo un éxito por la comodidad de la misma, su precio y el trato recibido. Deshechas las maletas y hospedados en las habitaciones, perdón, algunos en suite con cama doselada incluída (lástima de supletoria), Rosa nos entregó las espectaculares camisetas draconianas del club de Fans de los Prebenjas que, de inmediato, nos pusimos. Hay que ver lo que cohesiona, identifica y une una camiseta a un grupo. Qué sería de éste sin Rosa, que es el alma mater y piedra angular del mismo.
Tras tanto preparar maletas, cocinar, correr y viajar, nos fuimos al mesón D Pedro a celebrar nuestro particular tercer tiempo  degustando una sabrosa pitanza, bien regada con caldos de la tierra.

Con la colaboración de todos, marca de la casa, rápidamente nos pusimos de camino hacia los Campos de Pepe Rojo a disfrutar de una preciosa mañana de rugby. Allí se unieron Andy y Laura, los papás de Andrés, que salieron de madrugada de Madrid.

El sorteo previo nos había deparado un grupo complicadísimo con el VRAC A como cabeza de serie y, a la sazón, campeón final del torneo, nosotros como segundos y el Rugby Atleti Socios como terceros

PRIMER PARTIDO: XV HORTALEZA 35  – RUGBY ATLETI:5
Tal vez como homenaje al estilo de juego característico del equipo organizador del torneo, el VRAC,  Elías planteó un juego alegre y dinámico con constantes apoyos y haciendo llegar el oval a los alas. Y así lo hicieron sus muchachos, abandonando su tradicional juego basado en el pick and go de delantera,  para hacer volar al balón de mano en mano hasta zonas poco transitadas. Se consiguieron preciosos ensayos y se pusieron en práctica los veloces, efectivos y envenenados rayos rojos y azules.  Lograron ensayar Juán, Pablo, Muñagorri, Minijuan, Monchi y Adrián, marcándose este último un fantástico slalon por el centro a base de amagos y contrapiés. Primer paso, dado.

XV HORTALEZA: 5  – VRAC A: 15
A continuación, nos enfrentamos al “coco” de la competición en lo que podría haber sido una final anticipada, pero estas cosas suceden y hay que aceptarlas tal y como el albur de los acontecimientos o de los sorteos las traen. Lástima que esta crónica no sea leída por los que toman este tipo de decisiones, pero no por ello voy a dejar de dar mi opinión y la de mucha más gente; creo que los grupos y cabezas de serie deben hacerse teniendo en cuenta los resultados cosechados  por los equipos durante la presente temporada y no por los obtenidos en el campeonato del año pasado. Dicho queda, aunque no sea más que a título de simple pataleo.
Volviendo al rugby, empezaron los dragones muy concentrados en defensa, presionando muy bien al rival  e impidiéndoles salir de su 22. En ataque combinábamos el juego de delantera y a la mano, provocando que los quesitos se emplearan a fondo en defensa, cosa que hacían bien. En los primeros minutos sucedió dos veces la misma jugada, que nos hubiera puesto por delante en el marcador: Monchi primero y Juan después,  corrían con el oval entre las manos y al ver una raya pintada en el suelo se tiraron a ensayar, resultando ser la dichosa raya la que delimitaba la zona de 22 y no la de ensayo. En las competiciones de Madrid no se pinta la dichosa raya y eso confundió a nuestros bravos hortalinos, que perdieron la ocasión de marcar dos ensayos en los albores del partido.
Pese a ello, seguíamos a lo nuestro, jugando mejor que el rival, haciendo placajes duros y ofensivos, pero en una rápida recuperación del balón por parte de los quesitos, iniciaron un rapidísimo contraataque que acabó en el primer ensayo pucelano. Así llegamos al descanso.
La segunda parte, transcurrió igual, buena defensa nuestra con buenos placajes  y resistencia numantina suya que impedía el empate una vez tras otra. En la grada, nos dejábamos la garganta animando al XV, Elías movía el banquillo para oxigenar a los recios luchadores tricolores. Todo funciona como una maquinaria bien engrasada, pero otra vez, el quesito número 11, más peligroso que una discoteca sin salidas de emergencia, nos montó otra contra desde su zona defensiva que volvió a adelantar al equipo quesero, 0-10
Los nuestros respondieron con orgullo y casta y, fruto de ella, Roberto, tras un ruck bien ganado, con fe ciega en sus posibilidades, entró por un hueco en el centro de la quesería acortando el marcador: 5-10. Había tiempo para remontar y eso dejaba entrever el juego que seguía disputándose en campo vallisoletano, pero, en el ocaso del partido, otra vez en otra contra, nos metieron el definitivo 5-15, que nos clasificaba para la Copa de Plata.
Tocados, muy tocados, salieron los hortalinos del partido, les dolía todo, pero sobre todo, el alma. No había consuelo posible.  El VRAC A es nuestro Moby Dick particular. En todos los partidos, nuestro capitán Ahab, Elías, envía las barcazas con los arponeros  a por ella, les da confianza y les ordena jugar al ataque y los fieles arponeros lo hacen, y lanzan sus arpones, pero no consiguen acabar con esa enorme bestia marina. Nos ha vencido en el Torneo de Pozuelo, en Gijón y en Pucela. Volveremos a por ti, tenlo seguro.

XV HORTALEZA 30 – INDEPENDIENTE: 0
Los verdes santanderinos del independiente pagaron los platos rojos del desaguisado anterior en los octavos de final de la copa de plata.
Movidos todavía por la silenciosa cólera  que había provocado la derrota anterior, comenzamos el partido un tanto imprecisos con caídas de balón inusuales. No obstante, la buena defensa marca de la casa, daba sus frutos y nos ofrecía posibilidades de ataque  que fueron poniendo el partido a nuestro favor.  Monchi, en dos ocasiones, percutiendo fuerte, Juan entrando en un golpe a 3 metros, Muña en un preciosa jugada a la mano, Adrián  tras una fantástica jugada de Roberto, que dio una patada que el mismo recogió y pasó a Adrián que realizó un requiebro y ensayó y Pablo sobre la bocina, lograron los 6 trys.
A punto estuvo de hacerlo Andrés, que entraba por la banda con el balón pegado al pecho abrazándolo con gran determinación, dispuesto a conseguir su primer ensayo y fue finalmente sacado por línea de touch. Qué pena, pero tranquilo que en breve conseguirás muchos.
Acabado el partido, nuestros gladiadores repusieron fuerzas en el fantástico catering que llevábamos preparados los padres y madres, para regresar, a continuación en autobús, a poblar la granja escuela de Matapozuelos. El viaje en bus resultó corto debido a las tradicionales canciones coreadas por el equipo y el incombustible Elías, que derrocha pasión por este deporte las 24 horas del día. “Los prebenjasfans” acompañamos al XV y preparamos una comida campestre, degustando las exquisitas viandas cocinadas de víspera, con amor de madre, padre o suegra. Qué rico todo.
Tras la comida se despidieron de nosotros Nacho y Juan, que regresaban a Madrid a la comunión de éste y de su hermana Julia.  Digno de mención es el  esfuerzo hecho por ellos y su familia para estar presentes en jornada tan importante.
El club había organizado una actividad con monitores para entretener a los niños hasta la cena, momento que los prebenjasfans aprovecharon para descansar un rato en “El LienZero” y Elías para tomarse un pequeño relax, acudiendo a ver la final de la Heineken Cup junto a Ramón y un servidor. Acabada la final y todavía emocionados con la despedida del mejor pateador de la historia del Rugby, Wilkinson, nos marcamos unos pasos de baile animando una comunión  que se celebraba en el establecimiento hostelero, sorprendiendo a los elegantes invitados que contemplaban asombrados nuestro atrevimiento, como  debieron observar las famosas andanzas del cautivo hipopótamo que un día se permitió el lujo de hacer turismo por sus calles.
De vuelta a la casa rural, presenciamos en armonía la otra final, que tanto hizo sufrir a unos y a otros.
El domingo por la mañana se unían a la expedición los padres de Tomás en los campos de Pepe Rojo. De nuevo allí íbamos a disputar la semifinal de la copa de plata ante el Tatami Valenciano.

XV HORTALEZA: 10  –  TATAMI 15
Los murciélagos del Tatami nos sorprendieron con la presencia de dos auténticos Goliat, que doblaban en peso y casi en altura a nuestros dragones. El partido lo decidieron ellos que, cuando cogían el oval en carrera eran imparables. No obstante, Monchi, Roberto y algún dragón más, los hicieron rodar a menudo por el suelo, produciendo leves movimientos sísmicos al caer. ¡Qué naturalezas!. En la grada nos interesamos por sus ascendientes, y una vez localizados, concluímos que no parecían los arquitectos de tamaños monumentos.
Volviendo al partido, reseñaré que los murciélagos se adelantaron en el marcador gracias a la contundente zancada y velocidad de su gigantón. En el minuto 5, Carlos empató  al marcar un bonito ensayo, tras recibir un pase del combativo Muñagorri.
En la segunda parte, coincidiendo con el pitido inicial, Roberto, inconmensurable toda la jornada, marcó un Try con valentía y velocidad.
En los tres minutos siguientes los valencianos se adelantaron de nuevo situando el 15-10 definitivo con la intervención de sus monstruosas criaturas, que hacían rebotar en sus muslos y salir despedidos a nuestros dragones. 
Al final del partido, Pablo hizo un fantástica francesa a un escurridizo murciélago que se disponía a ensayar, siendo sancionada por el árbitro con golpe, como indica el torpe reglamento. Otra regla a modificar.
Esta derrota nos avocaba a una inesperada lucha por el tercer puesto de la copa de plata.

XV HORTALEZA: 15  –  SAN ISIDRO:0
La primera parte transcurrió en una feroz disputa en la que el juego no brilló en ningún momento. Ambos equipos se mantenían a raya y eran incapaces de hilvanar jugadas con marchamo de ensayo. 0-0 al descanso.

En el segundo tiempo, nuestros guerreros salieron vigorosos a dar los últimos estertores de energía  y, de este modo, en una jugada de delantera, Muña se llevó por delante a una lagartija de San isidro colocándonos 5-0. En el minuto siguiente, Monchi, recibió un balón de Minijuan, que jugaba de medio melé, amagó carrera hacia el lado cerrado, cambió al lado abierto encontrando un huequecito, que tampoco le hace falta que sea muy grande, para introducirse por él y conseguir el 10-0. No quiso perderse la fiesta Roberto que logró el último Try del Campeonato: 15-0.

Con esta victoria, logramos quedar terceros de Plata o undécimos de España, gracias al esfuerzo y tesón de todos. De los 13 jugadores que vinieron a Valladolid, disputando los partidos con entrega y valentía. Especialmente valientes los prebenjas de primer año, nacidos en 2005: Ian y Daniel, que jugaban por primera vez con nosotros y han mantenido el nivel de juego del equipo cuando han salido al campo; también Fede, Andrés y Tomás, que son de nuestra plantilla y que con el paso de los partidos se les ve hacer mejores jugadas en defensa y en ataque, adquieriendo cada vez más peso específico en el equipo; no me olvido de la vieja guardia de 2004: Monchi, Juan y Roberto, futuros seleccionables por España, que marcan las diferencias en todos los partidos que disputan; y del resto: Muña, Adrián, Pablo, Carlos y Minijuan, sujetos clave en la evolución y mejoría del equipo, al que aportan consistencia y agresividad en defensa y provocan desequilibrios con contrapiés y carreras en las defensas rivales. A todos ellos, una vez más, gracias por la excepcional temporada que nos habéis brindado.
De Elías solo podemos hablar maravillas; jugadores, padres y madres mostramos día tras día una perfecta unión con él. Siempre nos acordaremos de ti e intentaremos que nuestras carreras deportivas vuelvan a juntarse porque la amistad que nos une perdurará para siempre.

En capítulo de agradecimientos os incluyo también a vosotros, padres y madres de estos chavales, que sois una gente maravillosa, que me habéis hecho pasar un año inolvidable, de esos que marcan un antes y un después. Personas encantadoras, portadoras de alegría, de solidaridad, dispuestas siempre a ayudar, a compartir. Sois mi familia.

Todos juntos presenciamos la final de Prebenjas entre VRAC A y CRC, en la que se impusieron los quesitos 25-15.

Tras el partido, nos dirigimos a la entrega de premios, comiéndonos el buen tercer tiempo con el que nos  obsequió  la organización. Y lo hicimos como se merece , subiendo todo el equipo a la tarima, encabezados por Elías, abanderado en esta ocasión y  con la camiseta de Añejos del club, gritando a pleno pulmón   ¡¡XV    HORTALEZA!!,        ¡¡XV   HORTALEZA!!

 

Hoy, lunes de vuelta a la realidad de la vida cotidiana, los recuerdos del fin de semana vividos con vosotros, éstos que he intentado plasmar en esta crónica,  me hacen sentirme bien, como el roce de unas sábanas limpias y recién planchadas.

Madrid, 26 de mayo de 2014.

Iñaqui.

 

También te puede interesar...

Se adelanta el inicio de los entrenamientos del Senior femenino

Idioma